Otton Vásquez, el multideportista que se mantiene en forma

23 de marzo de 2015 - 00:00
El guayaquileño Otton Vásquez participó en la categoría Máster 3, 66 kilos, en el nacional de potencia.

Otton Vásquez ha estado vinculado al deporte durante toda su vida. Siempre tuvo apego por los deportes no tradicionales como la lucha olímpica y, sobre todo, las artes marciales como el judo, el aikido, el jiu-jitsu y el chi kung. Pero ahora disfruta del levantamiento de potencia, disciplina a la que tuvo un ingreso tardío, a los 55 años.

El fin de semana compitió en el campeonato nacional de levantamiento de potencia, en el que se llevó el primer lugar en la categoría Máster 3 en 66 kilos. No es su primer título, pues en los 9 años que compite acumula preseas nacionales, provinciales e internacionales.

Su disciplina le vale para estar en óptimas condiciones en el deporte. No fuma, no tiene vicios y la base física que consiguió gracias a todos los deportes que ha practicado, le facilitó el ingreso al levantamiento de pesas. Fue invitado por Fedeguayas y no dudó en aceptar.

De lunes a viernes se entrena casi 3 horas diarias. Su rutina empieza muy temprano en su barrio, Sauces 4, donde sale a trotar o a montar bicicleta. Mientras que en la tarde, acude al Polideportivo Huancavilca para hacer pesas y entrenar todas las técnicas del deporte.

En más de una ocasión su familia le ha pedido que deje la actividad. Incluso él le ha prometido a su madre, Hortencia Dávila, que ya no participará en más competencias. Pero Otton no puede cumplir la promesa. El deporte lo tiene cautivo y continúa participando.

“El deporte me jala y es inevitable para mí continuar. Los halagos y los ánimos que me dan mis compañeros son una enorme motivación, lo que hace que continúe entrenando”, contó el deportista.

Los jóvenes se le acercan siempre en busca de consejos. Le preguntan que cómo hace para mantenerse tan bien a esa edad y para él la disciplina es lo único que le ha permitido continuar activo.

Su condición física también le ha beneficiado, pues aseguró que apenas se hace exámenes de sangre y de presión. Dice que nunca le han hecho un electrocardiograma o pruebas más a fondo para comprobar su estado de salud. Él se siente bien. Ni la altura de Quito mermó su desempeño en la prueba que se realizó en el coliseo Julio César Hidalgo, en el centro de la capital.

Si existiera alguna molestia, Otton encuentra alivio cuando regresa a casa. A su familia se le hace difícil acompañarlo en sus competencias, por lo que cuando retorna a Guayaquil, su esposa, sus hijos y sus hermanos lo reciben con felicitaciones. Después de ganar en su categoría, el sábado pasado, en ningún momento se retiró la presea dorada que le entregaron y tenía en su mano el diploma que lo avalaba como el mejor de Máster 3.

A pesar de que disfrutan de los triunfos de su padre, ninguno de sus hijos se metió en el deporte tanto como él. Otton, Viviana, Douglas y Gregory se dedican a sus trabajos o a los estudios. Salvo el último, que de pequeño practicó tenis de mesa, los demás no han tenido contacto con el deporte.

El pesista tiene planificado competir hasta los 70 años, en la categoría de Máster 4. Ese sería su límite y luego continuará en las artes marciales, para mantenerse en forma física, luego de alejarse de la exigencia de las competencias.

Después de 47 años en el deporte, Otton Vásquez continúa en actividad y no pretende separarse de él a corto plazo. Su estado de forma privilegiado le permite continuar en competencia y es un ejemplo de constancia y disciplina para sus compañeros, que lo buscan siempre por sus consejos y experiencia.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP