Pirlo le pone fin a su aventura en el fútbol

- 06 de noviembre de 2017 - 10:15
El italiano durante un amistoso en el estadio George Capwell ante Emelec.
Foto: Archivo / El Telégrafo.

En un fútbol cada vez más físico, donde la velocidad, la potencia y la ‘garra’ tienen cada vez más preponderancia, Andrea Pirlo representaba ese pequeño grupo de resistencia netamente futbolística que con pases, una pegada única y magia regaba de calidad el campo de juego.

El ‘Arquitecto’, campeón del mundo en 2006 y ganador de dos Ligas de Campeones con el Milan, anunció el domingo pasado que pone fin a su carrera a los 38 años. 

“Mi aventura con el New York se termina, pero también mi recorrido como jugador profesional”, escribió Pirlo en su cuenta de Twitter. “Agradezco a mi familia, así como a cada club por el que he tenido el honor de jugar y cada compañero con el que he estado contento de jugar”.

Pirlo dejó la Juventus al final de la temporada 2014-2015, tras ganar su sexto Scudetto (cuatro con la ‘Juve’, dos con el Milan), para jugar en el New York City FC. 

Ya había dicho que la actual temporada sería la última y su equipo cayó el domingo en las semifinales de la Conferencia Este del campeonato MLS frente al Colombus.

Formado en el Brescia, Pirlo jugó en el Inter de Milán y en Reggina antes de llegar al Milan, con el que ganó la Champions en 2003 y 2007.

Con la Juventus brilló para añadir a su palmarés cuatro títulos de la serie A y una Copa de Italia. Su último partido en el fútbol europeo fue la final de la Champions perdida ante el Barcelona en 2015.

Pieza clave en el equipo que conquistó el Mundial 2006, Pirlo jugó 116 partidos con la selección italiana y marcó 13 goles.

¿Y qué capítulo se viene en la vida del crack italiano? “Todavía no lo sé. Volveré a Italia en diciembre. ¿Ayudante de Conte? “Se dicen muchas cosas. Tengo ideas, pero denme tiempo para decidir”. ¿Técnico? “Que hayas sido un buen jugador no significa que puedas hacerlo. Debes estar preparado y tener una prueba de campo. Tiene que encenderse la chispa, y eso todavía no ha pasado. Después de 25 años en el fútbol estaré en casa con mi familia (tuvo gemelos en agosto). Para mantenerme en forma voy a jugar al golf (handicap 10) y al tenis”, agregó en una entrevista con La Gazzetta dello Sport.

Andrea, quien recibió la medalla al Orden al Mérito de la República Italiana, dejó una marca imborrable en el fútbol italiano y mundial. Surgido en el Brescia, debutó ahí el 21 de mayo de 1996 con apenas 16 años (récord en ese momento) y fue clave para el ascenso a la serie A.

Lo compró el Inter, aunque no se afirmó ahí, el destino quería otra cosa. Volvió a préstamo a su primer club y también lo hizo en Reggina, en 2001/02 pasó al Milan, donde estuvo 10 años, ganó dos Scudettos, dos Champions, una Copa Italia, una Supercopa de Italia, dos Supercopas de Europa y un Mundial de Clubes.

En 2011/12 llegó, con el pase en su poder, a la Juventus, donde siguió de copas (cuatro Scudettos, una Copa Italia y dos Supercopas). En 2015 inició su última etapa con los botines, en el New York City de la MLS. Pero su logro más memorable fue en 2006, cuando ganó la Copa del Mundo con Italia. Conquistó prácticamente todos los títulos con los que un jugador europeo sueña (le faltó la Eurocopa, en la cual perdió en la final de 2012), pero su legado estuvo en su magia, con el pase y esa pegada magistral como sus aliados más fieles. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP