María Teresa, una historia recurrente y de gran éxito comercial

21 de mayo de 2013 - 00:00

A varias actrices se les atribuye el apelativo de la reinas de las telenovelas, como a Jeannette Rodríguez, Thalía, Lucero, Angélica María, Maite Perroni, Astrid Carolina Herrera, Verónica Castro, Lucía Méndez, Andrea del Boca, entre otras.

Pero nadie puede negar el éxito y el soporte que Lupita Ferrer le ha dado a grandes producciones melodramáticas, especialmente a las de la escritora cubana Delia Fiallo. Lupita ha sido de todo en sus historias, protagonista, antagonista, ciega, pobre, rica, huérfana, madre y ahora hasta abuela.

Lo cierto es que ella es una de las tantas reinas que tienen estas producciones, más aún cuando estelarizaron historias originales que después se convirtieron en éxitos de otros actores.

Tal es el caso de María Teresa, exitosa telenovela venezolana realizada a principios de los años 1970 por la cadena venezolana Venevisión. Producida por Enrique Cuscó y protagonizada por los referentes de la actuación venezolana Lupita Ferrer y  el español José Bardina, ya fallecido.

Lupita ya venía de triunfar en Esmeralda y Me llamo Julián, te quiero, mientras que Bardina ya era popular y con la fama de galán en historias como La señorita Elena, Rosario, Lisa mi amor, entre otras.

Delia Fiallo consideró que el libreto de María Teresa fue fabuloso (aunque hay una etapa de dicha novela que no le gustó), un día recibió la llamada del productor Enrique Cuscó y le dijo que tenía que alargar la novela 100 capítulos más por el éxito.

Fue así como la escritora inventó la desfiguración de la protagonista, por lo que María Teresa aparecía cubriéndose la cara desfigurada con el pelo o con un velo, y también cuando su hija queda paralítica.

María Teresa tuvo mucha acogida en varios países del mundo. Lupita ya se consagraba como estrella internacional de la mano de varios galanes. Lo mismo ocurrió con otras actrices que interpretaron el papel que Lupita hizo en aquella historia. Sin embargo, se les cambió el nombre a sus protagonistas.

En Primavera, telenovela realizada en 1987 por la productora Coral producciones y por la televisora RCTV, fue producida por Daniel Andrade y protagonizada por Gigi Zanchetta y Fernando Carrillo, quien después repetiría personaje en Rosalinda.

Rosangélica, realizada por Venevisión en 1993, fue producida por Marisol Campos, dirigida por Marcos Reyes Andrade y protagonizada por Sonya Smith y Víctor Cámara.

Rosalinda, realizada por Televisa en 1999, fue producida por Salvador Mejía y protagonizada por Thalía y Fernando Carrillo.

Lupita Ferrer actuó tanto en Rosangélica como en Rosalinda dos décadas después, pero como la antagonista principal.

Este culebrón también tuvo su versión asiática, en Filipinas, llamada Rosalinda, realizada en 2009 por el canal GMA Network y protagonizada por Carla Abellana y Geoff Eigenmann, quienes son la pareja juvenil del momento en ese país.

Abellana y Eigenmann se enamoraron durante las grabaciones de esta telenovela y mantienen una relación hasta la actualidad.

La historia

María Teresa, (Lupita Ferrer) es una hermosa y noble muchacha que vive feliz junto a su madre Magdalena (Marta Lancaster), una mujer enfermiza que siempre le ha prodigado amor, pero que guarda un terrible secreto.

María Teresa tiene dos hermanas: Reina (Ivonne Attas) y Annie (debut de Rebeca González). María Teresa trabaja en una floristería para ganar dinero y ayudar con el sustento de su casa.

Allí conoce a Román (José Bardina), de quien se enamora y que le hace creer que se gana la vida tocando el piano en un restaurante, cuando en realidad es el hijo de un multimillonario prepotente y abusivo, quien falleció por querer abusar de su secretaria, quien resulta ser la verdadera madre de María Teresa.

Al saber el peligro que corre su hija, Magdalena -quien está enferma- y al verse morir, le cuenta a su esposo Antonio (Orángel Delfín) que Teresita no es su hija, sino la hija de su hermana Leonor (Betty Ruth), quien está presa pagando condena por el supuesto asesinato del padre de Román López.

Nadie sabe el terrible secreto, pero pese a todo María Teresa y Román se casan y bien pronto, gracias a la malvada María Eugenia (Reneé de Pallas), madre de Román, quien se encargó de sembrar odio en el joven hacia la asesina de su padre y de todos sus descendientes, descubren el terrible secreto que los debe separar y que la convierte en una demente a María Teresa, siendo rescatada por un empresario (Jorge Félix), que la descubre y la convierte en una gran modelo de nombre “Muñeca Montiel”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: