Cinta Horas exhaustas se basó en un secuestro real

El director quiteño Leandro Sotomayor presenta su primera película en el género de suspenso y acción.
19 de julio de 2017 00:00

Cierta noche, una joven madre se acerca hasta su casa. En un pequeño descuido, su hijo de 3 años le fue arrebatado en el parqueadero de su vivienda, tras recibir una golpiza que la dejó semiinconsciente.

Así empieza Horas exhaustas, ópera prima del cineasta quiteño Leandro Sotomayor Espinosa, que llegará a las pantallas de cine de todo el país el próximo 4 de agosto.

El filme, del realizador de 35 años, es el primer thriller que se rueda en Quito y en el que se abordan sucesos reales ocurridos hace 30 años.

Para recrear esta historia, Leandro halló en un pasado familiar estos sucesos que conmocionaron a la sociedad capitalina, aunque en el inicio del caso todo se manejó con discreción y hermetismo.

La película de suspenso, intriga y  acción está protagonizada por: Roberto Ayala, Maité Sotomayor, Pedro Saad, Sandra Espinoza y el mismo director, quien interpreta a Andrés, un extraño personaje que cambiará los esquemas de la trama.

“Dirigir y actuar al mismo tiempo fue todo un desafío, pero se consiguieron cosas importantes que aportan a la historia y a la producción en general”, agregó.

La actriz Maité Sotomayor, quien es hermana de Leandro, es la productora general del filme. Ella interpreta a Victoria, la madre del niño secuestrado. “Me entrevisté con las personas que vivieron ese penoso suceso y traté de recrear fielmente la angustia de esa madre”.

Las siguientes doce horas del suceso fueron cruciales para esta mujer, quien contó con el apoyo inesperado de César, un testigo ocular del rapto del menor.

Este personaje es interpretado por el actor Roberto Ayala, quien debuta en la actuación.

Ayala se involucró en este proyecto cinematográfico por casualidad. Él acompañó a un amigo al casting para el elenco y su apariencia llamó la atención de los productores, quienes le pidieron que realice unas escenas, obteniendo el papel sin proponérselo.

La cinta corrió por cuenta de Magnetic Film Productions y se rodó en septiembre de 2016 durante 15 días en diferentes locaciones de Quito, Guayllabamba, Cumbayá y El Valle de los Chillos.

Influencias y formación

La formación profesional de Leandro se realizó en BBC, un  Community College en Florida, Estados Unidos. Al regresar al país nació la idea de filmar una película en Ecuador, que sea diferente a lo que ya se ha grabado, y fue entonces cuando dio con esta historia cercana a su familia que decidió escribir el guion casi después de indagar más en el asunto.

La idea de la película le gustó a su hermana, quien es profesora de inglés, y que no dudó en apoyarlo al  unirse al proyecto tal como lo había hecho en ocasiones anteriores.

Maité se convirtió en la productora del filme y se encargó de que cada escena vaya a un ritmo dinámico a la par del relato y que sorprenda al espectador. “Mi objetivo es que tengan una montaña rusa de emociones, que el asistente viva una experiencia”, añadió su hermano.

Leandro se inspira en el  vértigo de las propuestas de sus directores favoritos como Martin Scorsese, Quentin Tarantino, James Cameron y Cristopher Nolan.

Pero Leandro y Maité no son los únicos familiares que integran el elenco. También Sandra Espinosa, la madre de ambos. Ella cuenta con una amplia trayectoria en las artes escénicas capitalinas, pues estudió en el Teatro Colón de Argentina. Además ha participado en películas como Corazones azules, y en la obra  Amigos, al lado del actor Santiago Naranjo. 

En la aventura también los acompaña el colombiano Óscar Arias, como director de Arte.  “Hemos realizado un buen proyecto, unimos fuerzas y obtuvimos resultados. Creo que la película gustará a todos porque es diferente”.

Otra de las actrices ecuatorianas que participa es Adriana Manzo, quien encarna a Sofía, una abogada que toma el caso.  

 Para Ella lo más importante fue el  tratar con talentos nuevos en la actuación, porque “abre una nueva era cinematográfica al país”. 

Entre los flamantes valores están María Karla Cepero y  Lorena Robalino. El reconocido actor quiteño Pedro Saad interpreta a Elías, el villano de esta historia, la segunda producción de este género que se realiza en el país. El año pasado, Averno de Xavier Bustamante fue el primer thriller que se estrenó en el país. (I)

Datos

Horas exhaustas es el primera película de Leandro Sotomayor Espinosa. El cineasta se formó profesionalmente en cine en un instituto en Florida, Estados Unidos.  

La cinta se rodó en Quito a mediados de 2016, durante 15 días seguidos en diversas locaciones. El proceso de producción y postproducción estuvo por cuenta de Magnetic Film.  

‘Sweet Babe’  es el tema oficial del filme, y fue compuesto por el guitarrista Hittar Cuesta, y es interpretado en inglés por Mónica Barba. Alejandro del Pozo es el compositor de la banda sonora.

La producción dura una hora y 25 minutos, y cuenta con tecnología de sonido Dolby 5.1. Un total de 20 actores, entre principales, secundarios y extras, participaron en la cinta que combina suspenso, intriga y acción.