Paloma San Basilio se despidió de los escenarios ecuatorianos, ovacionada

17 de mayo de 2013 - 00:00

Quienes han seguido de cerca la carrera artística de Paloma San Basilio pueden dar fiel testimonio de que la cantante española aún conserva la potente y sensual voz con la que enamoró y conquistó corazones hace cuatro décadas.

Aunque para muchos de sus fanáticos no cabe explicación alguna sobre el porqué de su retiro, al menos les quedará el recuerdo de una fiesta de despedida -o más bien de agradecimiento- con la que la artista se aleja de los escenarios.

En Ecuador lo hizo en dos recintos completamente diferentes: en el Centro de Convenciones de Guayaquil y en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura, en Quito. Ciudades que la vieron crecer como estrella internacional y que siempre la recibieron con los brazos abiertos.

Para este agasajo musical, la intérprete de ‘Cariño mío’ y ‘La hiedra’ ofreció algo completamente diferente. A manera de monólogo hizo un repaso de su vida artística desde cuando tocó las puertas de una casa disquera y esta la descalificó por cantar un tema anglosajón, ya que estaba contagiada con lo que se escuchaba en ese entonces: la música disco.

Y es que Paloma San Basilio es una de esas artistas atemporales que cantan y bailan según va evolucionando la industria de la música, por ello sus canciones son disfrutadas por grandes y chicos.

La artista, dueña de una voz privilegiada y de un perfecto dominio escénico, tuvo que enfrentarse a muchos obstáculos como el hecho de quererle cambiar el nombre por otro menos profesional por decirlo de alguna manera.

Paloma entretuvo a los ecuatorianos con el mismo temple y dominio de la legendaria Liza Minnelli, en ‘Cabaret’ o ‘Chicago’.

Con un perfecto ‘spanglish’ interpretó ‘Killing me softly’ o ‘Mátame suavemente’ para luego dar paso a sus temas clásicos  versionados al castellano como ‘Recuerdos’, tema principal del musical ‘Cats’, de Andrew Lloyd Webber.

Recibió la ovación del público que no dejó de corear ‘La Hiedra’ y ‘Beso a beso... dulcemente’, temas que la convirtieron en una de las artistas más famosas de habla hispana a finales de la década de los 70.

Le siguieron ‘Palore Palore’ (italiano) y ‘Forever and ever’ (en inglés) y después el popular tema ‘Juntos’, que formó parte del disco ‘Ahora’ (1981) y que la consagró como cantante internacional.

Esto a la par de su triunfo con la ópera rock ‘Evita’, con la que hizo interminables giras por toda Latinoamérica y Estados Unidos, dejando ver su dominio escénico.

En esta parte del show no podía faltar la melodía ‘No llores por mí Argentina’, con la que dejó al público completamente enmudecido para luego abrazarlos desde el escenario.

Paloma también hizo gala de su comicidad al bromear con las entrevistas curiosas que le han hecho a lo largo de su vida como cuando le preguntaron: ¿Qué personaje hace usted en Evita?  respondiéndole ella: “El de Perón”.

La artista reconoció que Latinoamérica es donde ha conseguido todos sus triunfos, por lo que le dedicó los temas ‘América tiene amores’, ‘Tú me acostumbraste’, ‘Piel canela’, ‘Sombras’ (música del ecuatoriano Carlos Brito).

Al ritmo de jazz interpretó ‘Gracias a la vida’, de Violeta Parra, en medio del acompañamiento de ‘palmazos’ del púbico.

Un poco más acústico sonó ‘Yolanda’, del popular cubano  Pablo Milanés. Antes de cantar sus temas tan conocidos como ‘Por qué me abandonaste’, ‘Cariño mío’, ‘Luna de miel’, ‘Caballo viejo’. ‘Demasiado herida’, ‘Vida’, entre otros.

Paloma San Basilio se despidió del país alegando que empieza una nueva aventura maravillosa y llena de sorpresas y que cada vez que la recuerden siempre estará presente.

Cerró su repertorio con el melancólico tema ‘Por ti volaré’ al que le dedicó a su familia y con el que el público se puso de pie para ovacionarla entre gritos y aplausos. 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP