La fascinación de Cameron por los naufragios concibió a ‘Titanic’

27 de agosto de 2013 - 00:00

Más allá de la edulcorada historia, muy a lo ‘Romeo y Julieta’, que tuvieron los ficticios Jack Dawson y Rose DeWitt, la película ‘Titanic’ (1997) se concibió más por la fascinación de James Cameron, su director, con el naufragio histórico de este trasatlántico, ocurrido en 1912.

Cameron ha recaudado 2.185 millones de dólares con esta película, consideraba al RMS Titanic como el ‘monte Everest’ de los naufragios. Él filmaba ‘The abyss’ en 1989 cuando conoció al oceanógrafo Robert Ballard, quien había descubierto el sitio y los restos del verdadero trasatlántico en 1985.

Otro detalle es que pocos conocen que durante su juventud Cameron enfrentó la encrucijada de estudiar oceanografía o dedicarse al cine. Si bien el ‘séptimo arte’ lo ha convertido en millonario con la misma ‘Titanic’ y luego ‘Avatar’, la más taquillera de la historia, la pasión de Cameron siempre han sido los misterios del mar.

Por eso, él mismo se sometió a una expedición submarina. De hecho, la película fue más bien un pretexto para darle rienda suelta a su fascinación oceanográfica. La idea inicial era una especie de documental. El mismo Cameron siempre lo admitió. Por eso no había escrito ningún guion porque lo único que a él le interesaba era sumergirse en el sitio donde ocurrieron los hechos el 10 de abril de 1912.

La expedición de Cameron y su equipo duró dos años. Él contó con la ayuda de su hermano Mike y Panavisión para diseñar una cámara que sea capaz de resistir presiones de 400 atmósferas durante una inmersión. De hecho fueron 20, según reveló el mismo Cameron. Fueron jornadas submarinas que alcanzaban 15 horas cada una. Cameron convenció a la 20th Century Fox para la promoción con el material recopilado.

Para entonces la idea cambió de rumbo porque al conocer el sitio de la tragedia, Cameron decidió homenajear a sus víctimas. Eso lo condujo a un exhaustivo estudio de cada uno de ellos para escribir el guion de los personajes reales, que luego mezcló con los ficticios, entre ellos los de Jack Dawson y Rose DeWitt (interpretados por Leonardo DiCaprio y Kate Winslet), quienes se conocieron en el barco, pero las diferencias de clase social impidieron ese amor.

Jack era pobre y había ganado su boleto para ir al viaje inaugural del RMS Titanic tras ganar un partido de póquer, mientras que Rose pertenecía a la clase social, aunque durante el viaje vivía de apariencias porque su madre estaba en bancarrota. La única solución era casarse con Cal Hockley (Billy Zane), un hombre de negocios millonario. Rose no lo amaba y al no poder escapar de ese destino intenta suicidarse, pero Jack se lo impide y así él es gratificado por los de clase alta, al menos por un tiempo.

No obstante, Cameron le dio un giro a la historia. La hizo desde los recuerdos de una anciana Rose (encarnada por la fallecida Gloria Stuart, quien ganó el Oscar como mejor actriz secundaria). Desde 1997 relataba lo que pasó en 1912 a su nieta y un grupo de exploradores durante una expedición.

Cuando Cameron decidió convertir sus hallazgos en un filme de tres horas de duración se manejó con hermetismo. Para su rodaje en Baja California se usaron los nombres de ‘Planet ice’ y ‘The ship of dreams’, para despistar a la prensa y a los curiosos.

Tras obtener las tomas de las inmersiones y crear el guion, Cameron empezó el rodaje principal en septiembre de 1996. Fueron 160 días de rodaje que incluyeron la construcción a escala completa del barco, es decir 270 metros de largo por 28 de ancho.

Para entonces, analistas y expertos de la industria cinematográfica pensaban que el filme sería un fracaso. Incluso, el mismo Cameron suele contar que los inversionistas le preguntaban sobre si tendría algo de su también famosa ‘Terminator’.

El proyecto le generó a Cameron 89 galardones, incluidos los once Oscar que ganó (cifra solo igualada por ‘Ben-Hur’ y ‘El señor de los anillos: el retorno del rey’). Y ‘Titanic’ se mantuvo como la película más taquillera de la historia hasta 2009, en que el mismo Cameron se superó a sí mismo con ‘Avatar’, que ha recaudado 2.700 millones de dólares, pero eso queda para otro análisis.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: