La ceremonia de premiación de 'Cómicos' también tuvo dramas

- 26 de diciembre de 2015 - 00:00
Luis Montoya (i), Rodrigo Ayala y Ernesto Casanelo interpretaron a tres hilarantes cavernícolas.
Fotos: Eduardo Escobar/El Telégrafo

‘Soledad con vista al mar’ rompió el molde de los entremeses y sketches que marcaron la velada que se realizó en el Centro Cultural Simón Bolívar.

Soledad es una viuda a quien le cuesta asimilar la pérdida de su esposo militar. Y su mayor temor es que su único hijo tenga el mismo desenlace, mientras confecciona una bandera del Ecuador con su máquina de coser en una lúgubre habitación donde gran parte de su día la acompaña un teléfono, un retrato de su amado y una vieja radio de la que salen desde canciones nacionales hasta ‘El breve espacio en que no estás’, de Pablo Milanés.

Parece delirar con su tristeza, con picos extremos que van desde un tono casi sollozante, pasando por uno firme hasta uno explosivo y desgarrador. Se aferra a lo único que le queda: su hijo, quien nunca conoció a su padre, pero quiere parecerse a él. Soledad no soporta esa idea y lo abofetea en un intento infructuoso de hacerle cambiar de opinión. Él la confronta porque, pese a describir una bipolaridad en su padre, Soledad deja entrever que aun así nunca lo dejó de amar.

Aquella historia es la que escribió Cristian Cortez para el entremés dramático ‘Soledad con vista al mar’, que tuvo como protagonistas a Carolina González y Luis Ernesto Valdez durante la gala de premiación de ‘Cómicos’, que se realizó la noche del martes pasado, en el auditorio del Centro Cultural Libertador Simón Bolívar.

Aunque ‘Cómicos’ es una academia y grupo teatral donde precisamente predomina el humor, hay espacio para el drama.

De hecho, Ney Calderón, su director, afirma que, más que formar comediantes, su objetivo es que sus actores sean capaces de desempeñarse tanto en obras humorísticas como dramáticas.

Y ‘Soledad con vista al mar’ no fue el único dramatizado que se vio durante la ceremonia de premiación donde Karly Panta fue la que más premios ganó. El otro drama es ‘Libérame’, que se basó en la versión en español de la canción ‘Set me free’, del grupo Casting Crowns.

Luis Ernesto Valdez (i) y Carolina González optaron por el drama en el entremés ‘Soledad con vista al mar’, que ganó un reconocimiento.

Su representación fue coreográfica con Lissette Calle como protagonista, quien propuso una reflexión cristiana. Ella interpretó a una adolescente que desea dejar los vicios, entre ellos las drogas y el alcohol, pero Satanás, encarnado por Ronald Galarza, y sus demonios se lo impedían. Apareció Jesús, personificado por Luis Montoya, quien acudió al rescate de ella.

Ambas propuestas escénicas fueron calificadas por un jurado, integrado por los actores Efraín Ruales, Martín Calle y Christian Maquilón.

Las propuestas participantes fueron hilarantes en estilos diferentes, desde monólogos silentes, con mucha expresión corporal y facial; pasando por comedia absurda y más.

Otro de los destacados de la noche con tres galardones fue Ernesto Casanelo, quien participó en tres números. En el primero fue un cavernícola junto a Rodrigo Ayala y Luis Montoya. Casanelo también interpretó a un soldado en una especie de parodia de Rambo.

Pero el momento álgido de Casanelo fue cuando encarnó a un conserje, que sueña despierto y dirige una orquesta, utilizando la técnica de pantomima que Charles Chaplin hizo famosa en la década del 20.

No obstante, Casanelo se basó en el ‘Funny invisible drum’, de Rowan Atkinson (Mr. Bean), pero menos hilarante que el británico.

Casanelo también dejó entrever como influencia a Jerry Lewis en películas como Cinderfella (1960), donde simula tocar batería, piano, saxofón y flauta; The errand boy (1961) con sus percusiones y Who’s minding the store? (1963), que tiene la famosa escena de la máquina de escribir invisible.

Karly Panta demostró el por qué fue la actriz que más premios se llevó, en el sketch ‘Línea caliente’. Su personaje fue el de la operadora de un call center que está harta de atender por teléfono a hombres libidinosos, tanto así que decide cederle el puesto a la primera que aparece. Eso ocurre cuando la conserje Carlota, interpretada por

Nicole Rodríguez, entra a la oficina para asearla. Carlota es una mujer que proviene del campo y con poca paciencia, aunque accede a reemplazar a la chica, pero solo por una buena suma de dinero. Al final, Carlota descubre que uno de los clientes telefónicos es su esposo.

‘Línea caliente’ y ‘La reina, el guardia, el rebelde y el rebelde del armario’, fueron otros sketches ganadores, según el criterio de los jueces Calle, Ruales y Maquilón.

Ronald Galarza volvió a aparecer, pero como Jack Sparrow, acompañado por una españolizada Blanca Nieves, que interpretó Joselyn Alcívar en ‘Jack y los lentes de oro’, mientras que Montoya y 5 chicas parodiaron el reciente bochorno en Miss Universo.

Daniela Vera, quien apareció en ‘El infiel’, tuvo también un reconocimiento por parte de Calderón, quien junto a Kathy García premiaron a los actores de primero, segundo y tercer nivel, que durante el año destacaron en obras, sketches, entremeses y cortometrajes. (I)

Lissette Calle (c) encarnó a una adolescente que lucha contra espíritus malignos que representan drogas, alcohol y más vicios, en una coreografía.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: