El músico local dice que el británico conserva sus instrumentos desde los 60

Antonio Vergara: ‘La simplicidad para componer es la clave que tiene la música de Paul McCartney’

- 24 de abril de 2014 - 00:00

El músico local dice que el británico conserva sus instrumentos desde los 60

Es innegable la influencia que Paul McCartney tiene en la música contemporánea, en el rock y el pop, desde sus años con los Beatles, pasando por Wings junto con su entonces esposa, la fotógrafa Linda Eastman, y por supuesto como solista.

McCartney, nacido en Liverpool, el 18 de junio de 1942, es un privilegiado capaz de dominar 17 instrumentos, entre ellos (además del bajo, guitarra y piano) constan: el glockespiel (de percusión muy semejante a un xilófono); clavecín (teclado con cuerdas pulsadas como un arpa); buzuki (cordófono con cuerpo parecido a la mandolina); celesta (un precursor del piano vertical); armonio (de viento con teclas), más otros conocidos como la batería, lap steel (una guitarra sin caja de resonancia que se coloca horizontalmente en las rodillas de su ejecutor, más pedales y que se toca deslizándose por las cuerdas -técnica ‘slide’-), el violín, el chelo, el contrabajo, vibráfono, mandolina, ukelele (que toca en los conciertos), banjo, flauta (probablemente usted ya perdió la cuenta de cuántos instrumentos van) y otros.

Además, ostenta 60 discos de oro y registra más de 100 millones de copias vendidas. De paso, ‘Yesterday’, una de sus emblemáticas canciones, tiene 3.500 adaptaciones de otros artistas. Con todo eso es obvio que McCartney sea dueño de una fortuna de 400 millones de dólares.

Ahora que está a pocos días de ofrecer su primer y quizás único concierto en Ecuador (el próximo lunes), la pregunta es cuáles son las claves para haber conseguido todo eso.

Antonio Vergara, guitarrista, ingeniero de sonido, productor, docente universitario y, sobre todo, fan de Paul McCartney, tiene algunas respuestas acerca de ese fenómeno llamado Paul McCartney.

¿Cómo analiza la forma de componer de Paul McCartney?

Como compositor, Paul siempre buscó lo sencillo. Para él, la frase: “menos es más”, es su bandera. Sus canciones no tienen progresiones de acordes intrincadas, ni mucho menos letras con evidente opacidad en el discurso. Esa es su fórmula de éxito.

McCartney es considerado como uno de los escritores de canciones más exitosos del planeta, que incluye bandas sonoras, más récords que lo avalan.

¿Cómo ha sido su evolución lírica desde su época como Beatle, pasando por Wings y su etapa de solista?

Simplemente Paul vive y sobrevive al hacer música. Esa constante de componer, tocar y realizar shows es lo que al final lo mantiene vivo y con energías, pese a sus 72 años. Entonces, al realizar este ejercicio mental diariamente ha tenido sus resultados: una máquina de componer.

Considerando que Sir Paul es zurdo, ¿cómo puede describir su estilo de tocar el bajo y la guitarra?

Como zurdo al ejecutar el bajo y la guitarra no hay mayor diferencia en la ejecución, ni el estilo. Esto es porque Paul toca en posición de zurdo y con las cuerdas invertidas. Donde sí se encuentra una notoria diferencia en la ejecución es en el piano, ya que al ser zurdo, usa su mano izquierda para hacer las melodías. Normalmente la izquierda se utiliza para acompañar en piano.

¿De qué instrumentos se nutre o cuál ha sido su evolución en cuanto a los instrumentos que usa (aunque es multiinstrumentista, sería como base, el bajo, la guitarra y el piano. Incluso más allá de su famoso bajo Hoffner).

Paul conserva sus instrumentos por años, tanto así que en el show que tuve la oportunidad de asistir (hace cuatro años en el estadio de River Plate, Buenos Aires, Argentina) sacó una guitarra acústica y explicó que la tenía desde 1965. Para grabar y para las giras usa esos instrumentos de toda la vida. Tal vez por cábala o quizá por el sonido. Eso lo sabe él. Solamente utiliza una guitarra eléctrica nueva, que es un regalo de una conocida marca de estos instrumentos.

¿Cuál de los 22 discos sin los Beatles considera que es el mejor que ha grabado Paul McCartney? Hay quienes consideran que es el ‘Red rose speedway’, de 1971, o el ‘Band on the run, de 1973.

A mi parecer, el mejor disco, por su simplicidad y autenticidad, es el primero que realizó como solista (incluso antes de Wings). Es el ‘McCartney’, 1969. En él, Paul grabó absolutamente todos los instrumentos y las fotografías del arte fueron realizadas por Linda, su entonces esposa. De ese disco puede mencionarse, por ejemplo, ‘Maybe I’m amazed’, una de las canciones más espectaculares de su vida.

¿Cómo desmenuzaría la grabación de ese disco, considerando la simpleza, el multiinstrumentismo de McCartney y la tecnología de hace más de 40 años?

Ese disco, ‘McCartney’, de 1969, fue grabado en una máquina de solo cuatro canales. Se realizó un verdadero trabajo tanto del artista como de los ingenieros grabadores. En ese momento no habían consolas con ‘faders’ automatizados y para realizar la mezcla final se le asignaba a una persona el control de su canal.

Y mientras la canción sonaba, se movía. Subía y bajaba el volumen manualmente y a tiempo real. Era como una presentación y nunca la siguiente mezcla quedaba como la anterior. Un trabajo hermoso, que lamentablemente en estos días se ha perdido.

Es cierto que ahora cualquiera en su casa graba un disco, pero esa labor artesanal, eso de retroceder una cinta literalmente, cortarla y pegarla, es algo que se ha extinguido.

¿Cuánto influenciaba realmente la presencia de McCartney en los Beatles, especialmente cuando tenía a otra figura icónica como John Lennon?

Desde un inicio Paul influenció en los Beatles, tanto que por sugerencia de él ingresa George Harrison a la banda. Otro ejemplo, en 1967 toma el mando y elabora el primer disco conceptual de la historia: ‘Sgt. Pepper’s lonely hearts band’.

¿Cómo podía diferenciar el liderazgo y aporte de McCartney con el de Lennon?

Lennon indiscutiblemente era el corazón y alma de los Beatles, mientras que Paul era su cabeza.

¿De qué forma se pueden analizar las etapas de su carrera: The Beatles, Wings y solista?

Las tres etapas tienen algo en común: la indiscutible batuta de Paul. Se aprecia en cada una de estas etapas su liderazgo musical. En los Beatles ese liderazgo estaba compartido con Lennon. En esa época había una puja y deseo de superación en ambos, lo que sirvió para que sean considerados como una de las más prolíficas parejas compositoras del siglo pasado.

En Wings ya el liderazgo recayó solamente en él, tanto así que se dio aquel hecho de decidir grabar ‘Band on the run’ en África. ¿Tal vez para que la banda no viaje y que pudiera grabar solo? Habría que preguntarle.

Como solista, en los años ochenta, usó su fama y poder para realizar canciones acompañado de músicos de gran talla como Stevie Wonder en ‘Ebony & Ivory’;Michael Jackson con ‘Say, say, say’ o David Gilmour, de Pink Floyd, en ‘No more lonely nights’.

Y ya en su último disco se aprecia que Paul ha vuelto a sus orígenes con temas sencillos, ligeros y descomplicados, como aquellos grabados en 1965.

¿Qué tienen ‘Hey Jude’ y ‘Yesterday’ como canciones íconos de los Beatles e infaltables en cualquier concierto de McCartney (de hecho, Yesterday es una de las melodías más versionadas de la historia).

Es que eso son temas icónicos, emblemáticos, únicos. Como coincidencia, ambos están en Fa mayor, si hablamos de cómo fueron compuestos. Son temas que están y estarán siempre. Son canciones que marcaron a muchas generaciones y uno como fanático debe escucharlas, al menos, una vez en la vida en vivo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP