El perro tiene su propio taxi

28 de septiembre de 2014 00:00

No todos los conductores de taxis están dispuestos a parar cuando el usuario está acompañado de una mascota. En la mayoría de estos vehículos no se permiten canes o felinos y menos todavía si estos están heridos.

Las objeciones que ponen los taxistas son variadas. El tamaño del perro es una de las más repetidas, pero también está el tema de la higiene. En otras palabras, los pasajeros de cuatro patas no son bienvenidos. Por esta razón, en muchos países, ya existe el servicio de taxis exclusivo para animales, no importa si son perros o gatos.

En Ecuador, este negocio apenas ha empezado. Paola López, propietaria de Taxi Can, inauguró este sistema, el pasado 12 de septiembre. Su vehículo ha transportado a perros de diferentes razas: labradores, rottweiler, husky, cocker, pastores alemanes, castellanos, golden y gatitos.

Su servicio ha sido utilizado para ir al rescate de perros abandonados. En otras ocasiones, también ha transportado a canes hacia las clínicas veterinarias, peluquerías, gimnasios, hoteles, etc. “Hace poco tuvimos el caso de un perrito que fue envenenado en el sector de Carapungo”, explica Paola.

Miau... xilio, entre patas y colas, es otro servicio diseñado para transportar animales. Se trata de un vehículo tipo ambulancia con aire acondicionado y rastreo satelital. Al mes, puede transportar alrededor de 20 mascotas.

Diego Pazmiño, veterinario y propietario de este negocio, cuenta que el servicio es puerta a puerta. En varias ocasiones han transportado a varias mascotas desde sus domicilios hasta el nuevo aeropuerto de Quito, en Tababela. Son canes que acompañarán a sus propietarios a viajes nacionales o internacionales. No solo han transportado perros, sino también gatos, aves, conejos e incluso ponis. Al igual que la mayoría de servicios de taxis, estos también tienen un número telefónico al cual los usuarios pueden llamar.

Graciela Paredes cuenta que cuando su perro se enfermó quiso llevarlo en su propio automóvil, pero precisamente ese día tuvo pico y placa. “Me vi obligada a pedir un taxi, pero ninguno quería llevar a mi mascota, fue un problema”. El servicio de transporte está disponible de lunes a domingo. En la actualidad, estos vehículos también resultan de gran ayuda para los perros ancianos, con problemas de movilidad o con alguna discapacidad.

Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado