El consenso deberá marcar el trabajo de la nueva Asamblea Nacional

Para aprobar leyes se necesitan 71 posturas similares y ningún partido alcanza este número.
09 de febrero de 2021 16:13

Con más del 99% de actas escrutadas, la próxima Asamblea Nacional la integrarían: 49 asambleístas de Unión por la Esperanza – UNES; 27 de Pachakutik; 18 de Izquierda Democrática; 17 del Partido Social Cristiano (PSC); 12 de CREO y 14 de otros movimientos nacionales y locales.

Será, como se esperaba, un poder legislativo fraccionado sin una mayoría consolidada, según explica Marcelo Espinel, director de Proyectos de Fundación Ciudadanía y Desarrollo y Vocero de su Observatorio Legislativo.

“Tanto el método de elección como el método de asignación de escaños da la oportunidad de que partidos o movimientos de minoría puedan llegar al parlamento. Sorprende que muchas personas conocidas trataran de entrar a la Asamblea, pero no llegaron a ocupar un cargo, es el caso del presidente César Litardo que no consiguió la reelección. Sin embargo, otros con trayectoria política sí lo lograron, por ejemplo el alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera o incluso Guadalupe Llori, perseguida por el expresidente Correa”.

Para aprobar leyes se necesitan 71 posturas similares y ningún partido alcanza a cubrir este número. Eso hará que los legisladores se vean obligados a lograr consensos.

Andrés Jaramillo, analista político, se pregunta si los elegidos tendrán la madurez política, la voluntad y la preparación para hacerlo.

“En el escenario próximo no hay mucha esperanza de tener eso. En la medida que estos grupos entiendan la urgencia de tener una Asamblea Nacional que realmente sea pragmática, podríamos pensar en un escenario que sea beneficioso. Sin embargo, si caemos en las viejas prácticas de te doy mi voto a cambio de poder político o económico, lo que terminaremos viendo es algo muy parecido a lo de los últimos años”, indica Jaramillo.

De acuerdo al artículo 10 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa, la sesión de instalación de la Asamblea Nacional estará presidida por los tres asambleístas con mayor votación consolidada, que tras las elecciones del pasado domingo serían: Pierina Correa (UNES), Salvador Quishpe (Pachakutik) y Wilma Andrade (ID).

Y ¿sobre la relación del legislativo con el próximo presidente? Dependerá mucho de quién gane el balotaje. Será más complicado para Guillermo Lasso que para Yaku Pérez por el número de curules de sus agrupaciones políticas, pero tampoco tan sencillo para Andrés Arauz, que aunque tendría más respaldo, no el suficiente para que los proyectos impulsados por el Ejecutivo se tramiten con agilidad.

Si bien la actual Asamblea tiene un poco más de tres meses por delante antes de que concluya su gestión, hay temas coyunturales y de interés ciudadano que quedarán para los herederos. Será responsabilidad de los ciudadanos comprender que “la labor en democracia no es solo elegir autoridades sino continuar con el control social del mandato que se ha entregado a estas autoridades, de tal manera que la fiscalización se la haga de manera responsable”, puntualizó Espinel.

El 14 de mayo 137 rostros, algunos conocidos y otros nuevos, ocuparán sus curules por el período 2021 – 2025. (I)

Contenido externo patrocinado