Tres compromisos con el país, uno será Vicepresidente (a)

- 07 de diciembre de 2018 - 00:00

En el programa “Al punto con Lenín Moreno”, poco antes de hacer el anuncio oficial, el Presidente de la República advirtió que la terna que enviaría a la Asamblea Nacional para que elija al Vicepresidente estaría integrada por tres ciudadanos comprometidos con el país, que tienen la capacidad y el perfil para asumir esa función. Antes dar a conocer los nombres, especificó que no militan en Alianza PAIS ni en ningún partido.

El perfil estaba destinado para alguien que no le diga siempre sí, que colabore con el proyecto, que sea honesto y que haya trabajado por Ecuador. Esas eran las condiciones y solo faltaban los nombres que ahora, tras la aceptación de la renuncia de María Alejandra Vicuña con 94 votos, y de acuerdo con las normas constitucionales, la Asamblea Nacional debe elegir el reemplazo, que podría ser antes de 15 días.

Tres nombres con perfil diverso: Otto Sonnenholzner, el primero de la lista, es economista y periodista; continúa Nancy Vasco, del sector social; y cierra la terna Agustín Albán, del sector educativo. Sonnenholzner es un empresario relacionado a la radiodifusión, conductor del programa “La Mañana”, que difunde radio Tropicana.

Vasco estudió periodismo en la Universidad Central del Ecuador y actualmente trabaja en Fundación El Triángulo, una ONG dedicada a la formación educativa, vocacional y de inclusión laboral para personas con discapacidad intelectual. Y Albán reside en México, es rector de la Universidad Milenium; antes de dedicarse a la educación tuvo una larga trayectoria en el medio financiero, con amplia experiencia en fusiones y adquisiciones, financiamiento corporativo y capital privado.

La decisión de Moreno no fue precipitada, pese a la presión, especialmente en el ámbito político y en las redes sociales. Con los nombres propuestos, tal vez el Mandatario pensó en el país de 2019 que será difícil, pero alentador, si se piensa que hay un presupuesto financiado con énfasis en lo social y con la esperanza de que el capital y la inversión regresen a un país como Ecuador que, en la actualidad, ofrece seguridad legal y jurídica. (O)