Termina el subsidio de la gasolina y no subirá el pasaje

- 19 de diciembre de 2018 - 00:00

Gobernar es tomar decisiones, muchas veces difíciles e impopulares, pero los gobiernos no se eligen para gozar de simpatías, sino para que ejecuten acciones y cuidar de las cuentas públicas, del presupuesto, que en el  caso ecuatoriano está muy disminuido por el precio del petróleo.

La medida anunciada el martes incluye a la gasolina extra y a la ecopaís, que suben de $ 1,48 a $ 1,85, es decir, 37 centavos y no afectará al transporte público de taxis y buses, que seguirán recibiendo la gasolina subsidiada. Además, se anunció la disminución de los salarios de los ministros en 10% adicional al que ya se había bajado anteriormente y de 5% a los empleados de nivel jerárquico superior.

El Gobierno heredó un Estado sumamente grande, excesivamente obeso, pero sobre todo ineficiente, explicaron las autoridades que dieron a conocer la medida que también busca compensar el déficit y la caída del precio internacional del petróleo, la principal fuente de recursos del país.

“Las decisiones económicas más importantes son las que se toman sin cálculos políticos, en las que priman la ética y el cuidado por el futuro del país; este será el legado que el presidente Moreno le entrega a Ecuador”, explicó el secretario particular de la Presidencia de la República, Juan Sebastián Roldán, quien junto al ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, y el de Trabajo, Raúl Ledesma, participaron en la presentación oficial de las decisiones económicas, destinadas a precautelar la inversión social.

Tras un manejo irresponsable de la economía durante 10 años había que corregir las distorsiones mediante un ajuste que va a disminuir el déficit fiscal. Se comenzó con la eliminación del subsidio a la gasolina súper, que en 10 años le costó al fisco un pago de $ 50.000 millones.

El ministro Martínez remarcó que no se afectará la vida de los más pobres, con lo cual no subirá el precio del diésel, tampoco el del gas de consumo doméstico. El ahorro que el Estado generará por todos estos ajustes es de $ 400 millones anuales que irán a una subcuenta única del tesoro, lo cual permitirá proteger la dolarización. (O)