El CAF lleva medio siglo de apoyo al desarrollo regional

- 07 de noviembre de 2019 - 00:00

La entidad de financiamiento nació como un banco destinado a impulsar proyectos de los países que integraban originalmente la Comunidad Andina (CAN): Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile. Por ello su nombre inicial fue Corporación Andina de Fomento y de este periodo mantiene las siglas (CAF) con las que se le identifica.

En los últimos años, sin embargo, el organismo amplió su radio de acción y actualmente participan en su directorio representaciones de 19 países: 17 de América, más España y Portugal. También lo conforman 13 bancos privados de la región. Nominalmente pasó a convertirse en el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

El aporte al desarrollo ha sido desde su creación el norte de la entidad. El representante del CAF en Ecuador, Bernardo Requena, comentó a EL TELÉGRAFO que en los últimos cinco años se han colocado créditos por $ 50 mil millones en la zona en la que opera actualmente el banco de desarrollo.

Algo más de la mitad de esos recursos ($ 25.571 millones) fueron invertidos el año anterior. De estos fondos, el 27,3% se destinaron a proyectos de transporte; 23% a energía; 17,2% al fortalecimiento de la administración pública; 12,8% al sector financiero; el 8,9% a crear o mejorar infraestructura de abastecimiento de agua y 10,8% a otros rubros.

En el caso específico del país, el multilateral aprobó préstamos por $ 3.889 millones durante el último lustro. Entre los usos que recibe ese dinero está el mantenimiento de las vías ecuatorianas, planes de agua y saneamiento y un segundo crédito para la construcción del Metro capitalino.

El órgano de crédito realiza hoy en Quito la conferencia “Gobernanza, Integridad y Transparencia para el Desarrollo”. Porque aunque el aporte del CAF a la generación de infraestructura ha sido y es importante, la conferencia de este jueves tratará sobre la incidencia de la corrupción en el desarrollo y la necesidad de luchar contra ese fenómeno social. (O)