El fenómeno de los ríos de plástico también invade Paute

A la altura del cantón Guachapala se recoge entre 2 y 3 toneladas de desechos al mes. Las corrientes arrastran basura de Cuenca y Azogues. El embalse de la presa Mazar está amenazado.
29 de mayo de 2019 00:00
Plásticos, animales muertos y palizadas llegan hasta la cola del río Paute, a la altura del cantón Guachapala. La contaminación preocupa a las autoridades.
Fotos: Fernando Machado / EL TELÉGRAFO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Entre dos y tres toneladas de plástico se recogen mensualmente del río Paute, a la altura del cantón Guachapala, en la zona oriental de la provincia de Azuay.

Estos desperdicios son arrastrados por la corriente del río y se acumulan en la cola del embalse de la presa Mazar. A un costado se encuentra troncos secos, restos de animales muertos, fundas de insecticidas, desperdicios que salen de los hospitales, pero lo que más preocupa a las autoridades son las botellas y fundas de plástico.

La mayoría de esta basura llega hasta este punto a través de los cauces desde la ciudad de Cuenca; otros llegan de Azogues y de los cantones Gualaceo, Chordeleg y Paute. En las oscuras aguas del río se observa gran cantidad de peces, pero no son recomendables para el consumo.

“En las últimas semanas, a más del plástico, hemos sacado más de 200 animales muertos”, contaron los trabajadores que reciclan.

Miembros de la Asociación Santa Teresita trabajan en el sitio tras un convenio con Celec. Ellos extraen el material que flota en el agua, separan los desechos y los llevan hasta el relleno sanitario del cantón Azogues.

Eduardo Hoyos, miembro de la Asociación, explicó que este es el segundo año que  trabajan en el lugar. Recalcó  que el sitio es sensible por la acumulación de la basura. “Acá trabajamos seis personas de lunes a viernes y el plástico está disperso por las orillas del embalse”.

La presa Mazar está situada a 45 kilómetros de este cantón azuayo, aguas abajo. “El año pasado sacamos 60 viajes de material en un carro con capacidad de 8 metros cúbicos (m³), pero no fue suficiente”, insistió Hoyos, quien reveló, además, que los seis trabajadores deben hacerse chequeos médicos constantes debido a la contaminación a la que se exponen.

El alcalde de Guachapala, Francisco Luzuriaga, criticó el uso excesivo de plástico e instó a los ciudadanos a no utilizar ese material de forma innecesaria. Por ello, se mostró partidario con la propuesta del prefecto del Azuay, Yaku Pérez, para elaborar una ordenanza sobre el uso de este material y evitar que el plástico siga contaminando los ríos. “Estamos de acuerdo para llegar a que Azuay se convierta en una provincia con cero plástico”.

Luzuriaga reclamó también la necesidad de recuperar un puente en el sitio de la contaminación, el cual se perdió cuando subieron las aguas de la presa. “Queremos que San Carlos se comunique con la parroquia Tomebamba, Guaraynag y otras, incluso con el cantón Azogues y Mazar, y de ahí a Sevilla y Guarumales”.

El prefecto Pérez explicó que su deseo es que Azuay sea la primera provincia de Ecuador en eliminar el consumo de plásticos de un solo uso. “Tenemos casi listo un proyecto para la eliminación progresiva”, señaló y habló de la posibilidad de crear un impuesto al consumo de este material e incentivar a los ciudadanos que no usen plástico. (I)  

Te recomendamos

Las más leídas