Técnicos industriales de Machala ofrecen casas de lata galvanizada

100 familias dispuestas a acoger a los damnificados

La iniciativa de jóvenes cuencanos despierta el interés de posibles acogientes de Loja. Llegó la ayuda desde EE.UU.
26 de abril de 2016 00:00

Machala-Cuenca-Latacunga.-

‘Recibe un Hermano’, se denomina la iniciativa que un grupo de jóvenes emprendedores impulsan desde Cuenca, para formar una red de familias voluntarias que ofrezcan hospedaje y alimentación a los damnificados por el terremoto.

Paúl Jarrín, quien lidera el proyecto,  explicó que a través de las redes sociales se genera una base de datos de las familias interesadas en recibir a los afectados.
“Hasta el momento tenemos unas 100 familias inscritas y algunos hoteles de Loja que nos han dado cupos”, dijo.

Indicó que el registro se hace a través de dos plataformas en línea, donde los interesados suben la información de a cuántas personas pueden alojar, preferencia de edad y género y demás datos.

Calcula que hasta el momento unas 20 personas damnificadas han sido acogidas por familias de diferentes provincias a través de esta red. No cuentan con dato exactos, debido a que los traslados han sido planificados directamente a través de la plataforma.

Los jóvenes que impulsan esta iniciativa esperan recibir el respaldo del Gobierno. “Necesitamos  que las entidades gubernamentales se asocien al proceso para dar más seguridad a las personas damnificadas y a las familias acogientes”.

Juanita Bersoza, coordinadora de la zona 6 del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), señaló que no se trata de un proceso aislado. “Hay que trabajar en uno integral, porque luego se genera expectativa, una situación complicada y en el momento que la familia solidaria ya no pueda acoger a los damnificados, qué va a suceder con ellos”. Mientras tanto, en Piñas, 20 ciudadanos, la mayoría de técnicos industriales decidieron no recolectar alimentos para los damnificados, si no materiales de lata galvanizada, con el objetivo de construir 30 casas de fácil armado.

El proyecto empezó la semana pasada y ya llevan 10 viviendas construidas. Hasta el viernes prevén concluir con el trabajo y llevarlas hasta las familias que lo perdieron todo en Manabí. “En estos días hemos visto que la mayoría de personas entrega viveres, no decimos que está mal, pero nadie llega con un techo para las familias que lo han perdido todo”, dijo Omar Lizalde, líder del proyecto.

Cuando empezaron a realizar los planos determinaron darle un valor agregado. La estructura de zinc galvanizado es de fácil armado y desarmado. A esta le agregaron en la parte frontal una ventana amplia plegable. “El cansancio en esta época de calor no importa, lo que interesa es ayudar a la gente que lo ha perdido todo por el terremoto”, expresó Diana Camino, ayudante.

Aporte norteamericano

Pasadas las 08:30 de ayer llegó al Aeropuerto Internacional Cotopaxi un cargamento de 80 toneladas con ayuda desde Miami. La donación la realiza un grupo de ecuatorianos que residen en el país del norte. La empresa Centurión Cargo Lux puso a su disposición el avión que trajo los productos. En su mayoría son alimentos no perecibles, agua, bebidas con azúcar, vituallas, kits de aseo, sábanas, frazadas y 100 carpas.

Tras el chequeo rutinario que realiza  la Aduana, la ayuda será enviada a los habitantes de Bahía de Caráquez y Canoa. La carga llegará hasta los damnificados vía terrestre, en dos camiones resguardados por policías y militares. El arribo a esas población se daría mañana, informó el gobernador, Fernando Suárez. Diego Íñiguez, gerente general de Centurión en Ecuador, adelantó que durante los próximos días arribarán 100 toneladas.

Todo lo enviado desde Estados Unidos está exonerado de tributos. “De acuerdo al Código Orgánico de la Producción Comercio e Inversiones, se faculta a la dirección distrital exonerar de aranceles los cargamentos que estén destinados al socorro humanitario”, explicó Freddy Pazmiño, director distrital de las Aduanas. (I)

DATOS

Alrededor de 60 profesionales médicos cirujanos, especialistas y enfermeras de  Tungurahua, Chimborazo, Cotopaxi y Pastaza se desplazaron hasta las zonas de desastre.

Dos hospitales rodantes, exclusivos para cirugías, prestan sus servicios en Chone y en Manta. Estos se apoyan con 6 ambulancias y 3 unidades móviles del Ministerio de Salud Pública que operan en la región centro.

En Riobamba existen más de 10 puntos de recolección de víveres, medicinas y frazadas. En cada uno de ellos, los voluntarios ordenan los productos que llegan de todos los barrios y parroquias.

Autoridades de Cotopaxi plantean el descuento de un día de trabajo de sus sueldos para donarlo a los damnificados por el poderoso movimiento telúrico que azotó varios poblados manabitas.

La propuesta incluye a: alcaldes, concejales, intendente, comisarios y otros de alto rango. El prefecto, Jorge Guamán, es uno de los mentalizadores.

La iniciativa será redactada y enviada al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) provincial para el debate. (I)

------------------------------------------

Los alumnos de psicología de Cuenca realizan terapias diarias con niños

Brigadas de apoyo emocional viajaron a Pedernales, desde Tungurahua y Azuay

Además de comestibles, agua y otras donaciones, desde Tungurahua y Azuay salieron la semana pasada grupos de apoyo emocional a zonas de Manabí y Esmeraldas que fueron afectadas por el terremoto del 16 de abril. Dieciocho teatreros de Ambato y 39 estudiantes de  Sicología de la Universidad de Cuenca han realizado terapias afectivas y de acompañamiento en momentos difíciles en Pedernales.

Javier Rubio, director del colectivo cultural Autonomía Sintáctica de Ambato, explicó la importancia de esta asistencia para superar las desgracias. “Muchos de los rescatados lograron mantenerse con vida debido a su actitud positiva, aún teniendo heridas graves. Esta función, muchas veces ignorada, es gestionada en el cerebro al igual que las emociones, aspecto muy importante en el ser humano”, dijo. Los niños y ancianos, continuó Rubio, son los más vulnerables.

Por tal razón, él y sus colegas realizan desde el viernes pasado funciones teatrales, música, danza y mimo, en Pedernales, Manta y Portoviejo. “Viajamos el 21 de abril junto a un convoy de donaciones desde Ambato. Aquel día ya se habilitaron espacios en la capital manabita para las terapias emocionales, lugar donde iniciamos nuestra labor”, agregó. El fin de semana, los teatreros realizaron más de 30 presentaciones en su paso por Portoviejo y Manta.

Simultáneamente, grupos de apoyo sicológico de Cuenca trabajan en el lugar. Milena Mejía, una de las 39 alumnas de esta carrera, que fueron a Pedernales, calificó la experiencia como difícil debido al drama que viven niños, ancianos y mujeres tras perder a sus seres queridos. Tres profesores y un graduado acompañaron al grupo.

“Fue doloroso lo que nos tocó vivir, pero tengo la satisfacción de haber cumplido”, dijo Mejía. Los estudiantes forman parte del equipo de Primeros Auxilios Psicológicos (PAP), quienes en coordinación con la Cruz Roja del Azuay viajaron a la zona afectada en dos grupos. El primero, integrado por 26 estudiantes y dos docentes, viajó a pocas horas de ocurrido el sismo.

Ellos atendieron a unas 500 personas entre damnificados y socorristas. Acompañamiento en duelo y pérdida, ayuda sicosocial en albergues y descarga emocional con el personal de socorro, fueron los campos en los que intervinieron los alumnos, explicó Andrea Rodas, coordinadora del grupo. (I)

Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

Ochenta toneladas de víveres e insumos procedentes de Estados Unidos llegaron ayer a Latacunga.
Foto: Silvia Osorio/El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado