Los profesionales de la salud serán reemplazados cada tres días

"Vinimos con insumos y toda la voluntad de servir"

El 17 de abril viajó desde Quito el primer convoy con 130 médicos voluntarios. Están previstos otros traslados.
19 de abril de 2016 00:00

A las 07:00 de ayer, Simón Fernández, médico familiar, salió desde su casa ubicada en el sector de Guamaní, en el sur de Quito, hacia las instalaciones del Ministerio de Salud Pública (MSP), en el norte. El galeno llegó con una misión: prestar su servicio en alguna de las localidades afectadas por el terremoto de 7,8 grados de magnitud en la escala de Richter del pasado 16 de abril.

Después de anotarse como voluntario (llenar un formulario en el que constan sus datos personales, su especialidad médica y el número  de registro de su título universitario), el personal de la cartera de Salud le indicó que aún no está definido cuándo saldrá el segundo contingente de profesionales. El primero viajó desde Quito a Esmeraldas y Pedernales el domingo 17 de abril.

Pablo Martínez, director de la Asociación de Médicos Familiares del Ecuador, informó que en el primer grupo de voluntarios viajaron 130 médicos. “Varios compañeros y yo nos registramos el domingo, pero nos indicaron que saldríamos en el segundo contingente. Vinimos con nuestras mochilas, insumos médicos y toda la voluntad de servir”.

Al mediodía de ayer, en los exteriores del MSP más de 50 profesionales (médicos, enfermeras, paramédicos, socorristas, entre otros) permanecían sentados junto a sus mochilas esperando la orden de salida. Un funcionario del MSP indicó que posiblemente el segundo grupo salga hoy, todo dependería de las necesidades que se presenten.  

Cuando el galeno venezolano Yavet Espinosa registró su nombre, le indicaron que debe tener disponibilidad de un mes, pues la idea es que las brigadas médicas tengan relevos.

Espinosa llegó a Ecuador hace 8 meses. Desde entonces se ha vinculado como voluntario en la Cruz Roja. El profesional indicó que ha realizado varios cursos de rescate, incluso participó en las labores de socorro del incendio de la mayor refinería del vecino país, registrado en 2012. “Cuando vi las imágenes del desastre, no lo pensé 2 veces. Mi deber es prestar ayuda a un país que me recibió con los brazos abiertos”, dijo el joven médico.  

Los voluntarios recibieron una hoja informativa en que se les indicó las cosas que deben llevar: documentos personales, agua embotellada, radio con pilas (repuestos), velas y fósforos, linterna con pilas, comida enlatada para 3 días, botas de caucho, una manta liviana y un botiquín con medicinas básicas para los heridos”.

Según Santiago Tarapués, vocero del MSP, aún se desconoce el número exacto de médicos voluntarios privados que han llegado hasta las zonas afectadas. Estos especialistas serán reemplazados cada 3 días.

El funcionario agregó que los medicamentos más usados son anestésicos, analgésicos y medicina especializada para cuadros de patologías crónicas como diabetes, presión arterial y patologías del corazón.

Además de estos médicos, la Cruz Roja Ecuatoriana informó que mantendrá activos a 300 voluntarios especialistas en atención prehospitalaria en Esmeraldas y Manabí.

Similar acción tomaron directivos del hospital Teodoro Maldonado Carbo (IESS) de Guayaquil, pues un grupo de 30 médicos partieron el pasado domingo como voluntarios a la provincia de Manabí para unir esfuerzos; incluso se prevé que en las próximas horas se envíe otro grupo de médicos y enfermeras. (I)

Pacientes del Hospital Naval fueron evacuados

Durante el fin de semana, los pacientes del Hospital Naval de Guayaquil fueron evacuados a casas de salud de la red pública y a clínicas con las cuales tienen convenio, por precaución, se pudo conocer de personal que labora en la Armada y de familiares.

Trascendió que la decisión fue tomada inmediatamente después de que ocurrió el fenómeno telúrico, el pasado sábado, por lo que el traslado de quienes se encontraban en las salas comenzó a realizarse a las pocas horas; algunos fueron llevados a otros hospitales que son parte de la red pública, aunque también hubo casos de pacientes que ingresaron a clínicas con las cuales el Hospital Naval tiene convenio. Serían alrededor de 60 las personas que permanecían en las áreas de traumatología, cirugía general y medicina interna.

Se conoció que la medida durará hasta que miembros de la Dirección de Ingeniería Civil de la Armada Nacional terminen de inspeccionar, junto con las autoridades de la casa de salud, las diferentes áreas, así como para verificar el funcionamiento de los equipos y de los servicios básicos. Una vez que culmine esta inspección, se hará un informe de eventuales daños.

De momento, solo se atienden los casos de emergencia para lo cual se ha destinado personal básico para estos menesteres, también se dispuso que los equipos y enseres del hospital permanezcan bajo cuidado. A quienes tenían previsto realizarse cirugías programadas se les anunció que esta actividad fue suspendida.

Autoridades del hospital darán a conocer en las próximas horas detalles de esta acción y el tiempo que durará la emergencia. (I)

Te recomendamos

Las más leídas