Tena mira hacia el futuro a través del turismo

- 22 de diciembre de 2017 - 00:00
A la izquierda de la gráfica se observa el Malecón San Juan de los Dos Ríos, en medio está el Parque La Isla, y a la derecha algunos barrios urbanos de Tena.
Foto: Cortesía Municipio de Tena

La ciudad se proyecta como uno de los principales destinos amazónicos gracias a sus encantos urbanos y rurales, entre ellos el Malecón y Misahuallí.

‘La capital de la guayusa y la canela’ es el seudónimo más conocido de la ciudad de Tena, cabecera cantonal de la provincia de Napo. En ella destacan los dos principales productos que allí se cultivan  desde antes de la colonia.

Si bien esta urbe amazónica se ha dado a conocer por un excelente desarrollo agrícola, una riqueza hidrológica incalculable y una creciente actividad comercial, el sector turístico va ganando terreno debido a sus múltiples atractivos naturales.

Entre ellos Misahuallí, el puerto fluvial más grande de la Amazonía ecuatoriana; la comunidad quichua Shiripuno, referente nacional en equidad de género; el balneario Laguna Azul, un verdadero ejemplo de desarrollo comunitario, y otros.

Atractivos urbanos
Por tal motivo en los últimos 10 años varias operadoras turísticas y agencias de viaje han abierto sus puertas en la urbe, tradicionalmente conocida por el cultivo y expendio de cacao, plátano, café, naranjilla, caña de azúcar, maíz, entre otros productos.

Para Klever Ron, alcalde de Tena, la progresiva actividad turística representa una oportunidad para proyectar al cantón y la provincia de Napo a nivel internacional.

“Los atractivos de la ciudad no solo están en la zona periférica, además existen rincones urbanos que cada semana convocan a miles de turistas. Es el caso del Malecón San Juan de los Dos Ríos, nombrado así en honor al patrono de la localidad y a su ubicación a orillas de los afluentes Pano y Tena; factores que ahora son conocidos por visitantes nacionales, norteamericanos y europeos que llegan cada mes”.

Con un área de 10.000 metros cuadrados de construcción, este espacio se compone de tres áreas dedicadas al descanso y lectura, la distracción infantil y socialización.

Por tal motivo es uno de los lugares más visitados en la urbe, según Israel Jerez, operador turístico local. “Si bien desde hace varios años el malecón ya es un icono del cantón, era necesaria una repotenciación. Hoy este hermoso paseo al pie del río cuenta con jardines, iluminación, parqueadero, un túnel de agua, un mirador, una pileta interactiva que funciona con música, escenario artístico, juegos infantiles y comedores; además de un centro donde se exponen artesanías”, explicó Jerez.

La obra fue financiada con un aporte del Banco de Desarrollo que asciende a los $ 3,7 millones, y construida en exactamente 12 meses.

Promoción turística
El parque amazónico La Isla es otro de los atractivos urbanos. Se encuentra en la confluencia de los ríos Pano y Tena, al cual se accede a través de uno de los dos puentes atirantados del malecón.

La biodiversidad de este refugio así como la belleza de Puerto Misahuallí, entre otros encantos naturales, se difunden en las ferias que se efectúan con frecuencia en este y otros cantones de la región.

“La promoción de deportes extremos, gastronomía, artesanía y cultura amazónica en diferentes espacios, dan como resultado la equidad turística.

Es decir, ahora los visitantes a más de ir a Baños (Tungurahua) y Puyo (Pastaza), avanzan hasta Tena, Macas y Lago Agrio, y otros poblados, lo cual permite que los réditos turísticos se distribuyan por toda la Amazonía”, dijo Ana Montesdeoca, propietaria de la agencia de viajes Mágico Amazonas.

Montesdeoca también destacó que actualmente su ciudad mira hacia el futuro a través del turismo, gracias al aporte incondicional de la Asociación de Municipalidades Ecuatorianas (AME), entidad encargada del impulso turístico en todo el país.

Vialidad
Uno de los factores determinantes para el desarrollo del  turismo es la vialidad. Según datos municipales, en los últimos años se ha hecho una fuerte inversión para el asfaltado de más de 12 kilómetros de carretera. Con ello se mantienen conectadas las parroquias Tena, Ahuano, Puerto Misahuallí, Pano, Puerto Napo, Chontapunta y Talag.

“Otra importante obra que el Cabildo ejecutará en 2018 es el cambio del sistema de distribución hídrica, el cual tiene 30 años de uso, por tubería de acero dúctil”, concluyó el alcalde Klever Ron, quien además es presidente de la regional 2 de AME.

Para esto último se cuenta con un crédito de alrededor de $ 8 millones. A través de una alianza pública-privada, se gestiona, además, el financiamiento para construir la nueva terminal de Tena. (I)

Más de 12 kilómetros de carretera se han asfaltado en los últimos años, lo cual facilita tanto el desplazamiento a zonas turísticas como el comercio. Foto: Cortesía Municipio de Tena

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: