Portoviejo, la tierra de los Reales Tamarindos

- 08 de noviembre de 2015 - 00:00
Ubicado a 35 km de Manta, Portoviejo es un lugar donde se disfruta de la naturaleza, del sol y de sus tranquilas olas.

Un recorrido por la Villa de San Gregorio de Portoviejo inspira a la quiteña Nancy Quintana. Camina por sus sitios turísticos y se queda enamorada del lugar. Está ansiosa por comentar a sus familiares y amigos cuán atractiva le parece Portoviejo y por narrarles que en el sitio predominan el mar, los ríos, la gastronomía y sobre todo la cultura.

La belleza de esta tierra manabita, fundada el 12 de marzo de 1535, inspiró a muchas personas para crear poemas y canciones.

Uno de ellos, el poeta modernista Vicente Amador Flor quien describió en el ‘Canto de Portoviejo’ lo que representaba para él la capital de los manabitas. Hernán Josa (66 años), conocido como el ‘Timbalero del pueblo’, tampoco se resistió e hizo una cumbia en la que compara su cantón con una estrella.

Por su parte, Danny Zambrano mira a su ciudad y asegura sin vacilar que Portoviejo es la ‘hueca’ gastronómica del país. “Me refiero a hueca en el buen sentido de la palabra. Aquí comienza esta tendencia mundial de que el turismo se traduce también en gastronomía, hay mucha gente que visita el cantón por su comida”, refiere.

El manabita manifiesta que allí se consumen alimentos de tradición como el sánduche de ceviche y el sánduche de helado. “Portoviejo es todo bonito, es acogedor. Yo viví en otra parte del país y puedo decir que no cambio mi cantón. Aquí la gente es muy buena, amable y entregada al servicio de los demás”, dice con orgullo de su tierra.   

Uno de los principales destinos turísticos es la Loma de Crucita. También está la ruta arqueológica del cerro de Jaboncillo, en Picoazá.

Para Sara Fernández, directora de Turismo Municipal, el cantón tiene mucho que ofrecer a los visitantes. “Hay el museo del Banco Central, las iglesias, el Parque Central, las casas del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural que se están regenerando. La visión que tenemos es vender al casco urbano como un destino de turismo cultural”, explica.

Resalta que la campaña ‘Portoviejo nace de ti’ (estrategia para revivir el orgullo de ser portovejense) proyecta a una ciudad moderna y ordenada que todos anhelan. “Es una marca que ‘ha pegado’ y captado la atención a escala nacional”, dice.

Por las fiestas de independencia (18 de octubre de 1820), Portoviejo recibió a más de 100 mil turistas.

Fernández comenta que Crucita es uno de los principales puntos turísticos del cantón. “Además de su hermosa playa, este punto también es un destino turístico deportivo. La Loma de Crucita tiene condiciones geográficas ideales para la práctica del parapente y alas delta”, señala.

Comenta también que además está la zona de La Tomatera, donde se puede practicar el ciclismo de montaña. “Son muchos los puntos que se pueden potenciar. Debemos vender el cantón a escala nacional e internacional”.

También está la Ruta del Encanto, que comprende balnearios de agua dulce en las parroquias rurales Calderón, Alajuela, San Plácido y Chirijos. “En la zona rural vamos a comenzar a trabajar en el tema de turismo comunitario,  de ecoturismo y agroturismo”, refiere.

Portoviejo también cuenta con 52 casas patrimoniales inventariadas. El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) ha invertido en 2 de ellas.

Son la Cevallos Arízaga, que se levanta en las calles Rocafuerte y Sucre, y fue restaurada hace 2 años, con una inversión de $ 354 mil aproximadamente; y la casa Sara Cedeño de Vélez, ubicada frente al Municipio, donde funciona la regional del INPC en la parte administrativa.

Fue restaurada con una inversión de $ 301 mil por parte del Gobierno Nacional, indica Karina Arteaga, coordinadora regional del INPC. “Es la entrega de un bien patrimonial muy importante, no solo para Portoviejo en sus fiestas, sino para el Ecuador y el mundo entero”, indica Arteaga, quien, a su vez, detalla que esta casa patrimonial tiene cerca de 120 años.

En Portoviejo hay varios lugares para visitar. Uno de ellos es la Catedral Jesús del Buen Pastor que es signo de riqueza tanto histórica como cultural de la provincia. Se levanta frente al parque Eloy Alfaro. Es una de las obras arquitectónicas que se destaca en Portoviejo.

La patrona de la ciudad es la Virgen de la Merced. Las fiestas religiosas en su honor se celebran cada 24 de septiembre.

Cuando se trata de la celebración por independencia, la ciudad de llena de color y fiesta. Se escuchan canciones de salsa, vallenato y otros géneros tropicales mientras se camina por las calles.

El pasado 18 de octubre se llevó a cabo esta fiesta. La gente se llena de algarabía al recordar 195 años de la independencia.

Son comunes las ferias en la ciudad, como la Jotapi y la Reina del Comercio. Hay juegos mecánicos, comida típica y artistas nacionales e internacionales.

También se lleva a cabo el típico Avenidazo en el que se cierra el paso vehicular por la calle Manabí para que orquestas animen a los portovejenses y visitantes.

Otra de las actividades que se llevan a cabo por las fiestas octubrinas son el desfile con carros alegóricos gigantes, noches culturales, motocross, ciclopaseo, festivales gastronómicos con especialidades manabitas y otros.

Durante las festividades portovejenses se busca también rescatar la cultura campesina. Se llevan a cabo reuniones en las que se cuentan vivencias montubias.

Portoviejo es uno de los puntos principales para visitar en Manabí. Está prohibido irse de la ciudad sin pasar por Calderón y probar la salchicha que se prepara en el lugar.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: