Los pescadores de Chamanga reanudan sus labores en el estuario y en la costa

- 16 de mayo de 2016 - 09:06
Foto: Luis Freire / El Telégrafo

Los pescadores artesanales de San José de Chamanga, en el sur de la provincia de Esmeraldas, reiniciaron sus labores luego de comprobar que sus embarcaciones de fibra de vidrio, canoas de madera y los motores fuera de borda no sufrieron afectaciones por el terremoto.

Arturo Mendoza, quien perdió su vivienda por el fuerte sismo, dijo: “Gracias a Dios, mi nave no presentó mayores daños y luego de una semana del desastre decidí retornar a las labores en el estuario y el mar”. La mayoría de pescadores y comerciantes residen en el barrio Unido Norte, donde sí hubo destrucción por el movimiento telúrico del 16 de abril.

Otros compañeros de Mendoza, como  Anselmo Martínez, estuvieron pendientes de la información del Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar) y autoridades oficiales para regresar a sus faenas.

Ramiro Godoy, representante de una Asociación de Pescadores de Chamanga y coordinador de albergues, comentó que levantaron un censo para establecer la situación de sus compañeros.

Con esta información, sostuvo, solicitarán una reunión con los directivos de Ban Ecuador, para analizar asuntos como las deudas pendientes de este sector y la posibilidad de acceder a líneas de crédito con el fin de mejorar su situación.

A un mes del desastre, Godoy, detalló que el comercio de mariscos y crustáceos se suspendió con Pedernales, principal comprador de estos productos.

Los artesanos de Chamanga y Muisne son quienes abastecen a esta zona turística por estar más cerca del norte de Manabí.

“Ahora vienen compradores que llevan el producto a bajo costo y por necesidad tenemos que acceder, inclusive camaroneros y concheros que sufrieron daños en sus piscinas y criaderos”, agregó.

Ante la posibilidad de una reunión con Ban Ecuador, los agremiados plantearán también la revisión de créditos del sector agrícola. Entre ellos para los cacaoteros, quienes sufrieron daños en un 40% de sus plantaciones y sitios de almacenamiento.

En tanto, el Comité de Defensa por los Derechos del Pueblo de Muisne, convocó a una asamblea para mañana.

La intención es evaluar las acciones a seguir para lograr el retorno de las familias que resultaron damnificadas, así como examinar los principales servicios que se requieren.

Mientras tanto, en Pangua, provincia de Cotopaxi, el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), a través de su Dirección Distrital de Latacunga, entregó kits de alimentos, higiene personal y familiar, de dormir y de vajillas a 13 familias que perdieron sus viviendas por efectos del sismo.

Los favorecidos se encuentran en los recintos: Luz de Sillagua, El Rosal, Santa Rosa Alta y Nuevo Porvenir, de la parroquia Moraspungo.

Uno de ellos es Reymundo Trujillo, de 52 años, quien reside en la comunidad Luz de Sillagua. La vivienda de este ciudadano presenta daños y por eso tuvo que abandonarla. Ahora vive en el hogar acogiente de su hija Verónica Trujillo, donde además de recibir los kits de atención humanitaria, tiene toda la atención y calidez familiar.

“Fue difícil dejar la casa donde uno ha vivido gran parte de la vida, pero así es la naturaleza y ante estas circunstancias es mejor contar con el apoyo de los allegados”.

Según información de la Secretaría de Gestión de Riesgos, en Luz de Sillagua 3 viviendas colapsaron totalmente, en tanto que otras 4 tienen daños en mamposterías, pisos, cubiertas, desplomes en baños, cocinas y paredes.

En El Rosal, Willian Zurita, de 44 años, tuvo que abandonar su morada junto a su esposa e hijos. Ahora se encuentra en el hogar de una familiar.

La familia Zurita recibió, entre otros, dos kits de alimentos, los cuales contienen, fideo, arroz, atún, chocolate, sardinas, fréjol, quinua, sal y leche en polvo.

“Con esto que nos entregaron podremos estar bien durante un tiempo, pero nuestro objetivo es volver y reconstruir nuestro hogar”.

En todos los recintos afectados se proporcionaron 12 kits de dormir, que incluyen colchón, almohadas, juegos de sábanas, cobijas; 11 kits de vajillas, que contienen platos y cubiertos; 17 kits de higiene personal, con jabón, pasta dental, etc.; 17 kits de higiene familiar; y 21 kits de alimentos. Las 56 personas pertenecientes a 13 familias de la parroquia Moraspungo accedieron también a atención psicosocial y se evalúa la posibilidad de que se las haga beneficiarias del Bono de Contingencia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: