Devastación y dolor en 4 ciudades de Manabí

- 18 de abril de 2016 - 00:00
En Portoviejo, edificios, casas y diferentes construcciones colapsaron totalmente por el poderoso terremoto ocurrido un poco antes de las 19:00 del sábado.
Foto: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

Militares, policías y socorristas, con el apoyo de canes expertos en la búsqueda de personas, están en Manta, Portoviejo y Pedernales, tratando de auxiliar a quienes quedaron bajo los escombros. En balneario de Canoa, habitantes piden el arribo de soldados y agentes del orden, por cuanto la situación es crítica debido al desplome de edificios y viviendas. La carga que debía llegar al puerto mantense vendrá a Guayaquil.

Las primeras horas del amanecer permitieron ver la magnitud real del desastre que se vive en Manta, Portoviejo, Pedernales y Canoa, por efectos del terremoto del sábado.

Casas y edificios de diferentes tamaños están por los suelos, mientras las calles y vías se encuentran literalmente partidas.

Asimismo hay familias fuera de sus hogares que prefieren no entrar por el pánico, y se escuchan gritos desesperados de personas que buscan a sus allegados o amigos entre los escombros.

Los 4 cantones manabitas están entre los principales devastados a consecuencia del terremoto de 7,8 grados ocurrido un poco antes de las 19:00 y que tuvo como epicentro un punto entre las provincias de Manabí y Esmeraldas.

Desde el balneario de Canoa hay llamados en las redes sociales a las autoridades, para que envíen ayuda y personal con el fin de rescatar personas que siguen sepultadas en casas o sitios de alojamiento. Entre ellos, se encontrarían algunos ciudadanos extranjeros.

En esta población, así como en el territorio mantense, en la capital manabita y en Pedernales los servicios de energía eléctrica, agua potable, telefonía y el acceso a internet son prácticamente nulos. También el sistema eléctrico colapsó por la caída de postes y redes. Ayer, en Jipijapa, Puerto López, Paján, Puerto Cayo y en Montecristi ya se restableció la conexión.

El ministro de Electricidad y Energía Renovable, Esteban Albornoz, de acuerdo con un reporte transmitido por los canales estatales, se encuentra en la provincia de Manabí coordinando las acciones para que se habilite el servicio.

Las telecomunicaciones, al depender de la energía, también están colapsadas.

Las autoridades estatales tenían previsto trasladar radiobases móviles para restaurar las comunicaciones de esta zona con el resto del Ecuador y el mundo. Así lo indicó, Rafael Poveda, ministro coordinador de Sectores Estratégicos en una intervención televisada de 2 canales del Estado.

Respecto al abastecimiento de agua potable, sostuvo que la Secretaría Nacional del Agua (Senagua) evaluó los daños en Manabí, pero no se encuentran en funcionamiento las procesadoras del líquido.

“Se están trasladando plantas móviles para habilitarlas. Del mismo modo se entregará el recurso a los ciudadanos mediante los tanqueros de los Municipios”.

Un informe del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) publicado en el portal de El Ciudadano, indica que las vías Flavio-Alfaro-El Carmen, Jama–Pedernales, Suma–Pedernales, Jipijapa-Puerto Cayo, San Plácido-Pichincha, las vías Portoviejo-Crucita-Puente Mejía y la Portoviejo–Puente Papagaya se encuentran cerradas.

Por razones de seguridad la carga que debía arribar a las instalaciones portuarias de Manta son desviadas hasta el puerto marítimo de Guayaquil. Se desconoce aún por cuántos días se mantendrá esta medida.

El abastecimiento de combustibles en Manabí está garantizado. Así 12 de 13 estaciones de servicio de Portoviejo atienden con normalidad. En cambio, en Manta permanecen abiertas 8 de 13.

El Gobierno anunció a través del Ministerio de Finanzas, que movilizará recursos económicos y apoyo logístico para mitigar las secuelas causadas por el terremoto.

La cartera de Estado dijo en su cuenta de Twitter que se transferirán inmediatamente los recursos a todos los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) de la provincia de Manabí,  que hayan sido víctimas del sismo.

Colapso en zona hotelera

En el sector de Tarqui, en Manta, donde se concentra una gran cantidad de hoteles, los daños son incuantificables. Al menos 7 edificaciones de alojamiento sucumbieron la noche del sábado ante el poderoso sismo.

El número de víctimas fatales llega a 35 en esta población. En tanto que 86 ciudadanos fueron rescatados con vida del interior de casas y propiedades, y al cierre de esta edición 15 eran buscados por sus parientes y amigos.

En la ciudad-puerto alrededor de 225 rescatistas trabajan en la zona de desastre. De ellos 80 son de Quito, 35 de Guayaquil y 15 procedentes de Cuenca.

Solo en esta urbe unos 500 postes de alumbrado se vinieron abajo en las últimas horas.

En el complejo deportivo de Toalli de esta ciudad, zona alta, se montó un albergue para recibir a los damnificados.

Destrucción en 2 balnearios

Pedernales y Canoa son conocidos en el país y el mundo como destinos turísticos por la belleza de sus playas, pero desde el sábado saltaron a la palestra después de que un movimiento telúrico provocó destrucción y muerte.

La Prefectura de Manabí y otras entidades calculan que entre el 60% y 80% de las construcciones de Pedernales se desplomaron. El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) provincial está activado y desde allí se coordina el envío de la ayuda.

El mayor problema es acceder por la vía terrestre por cuanto hay daños en las vías. A pesar de ello, cientos de militares debían llegar ayer tanto a Pedernales como a Canoa. Los soldados llevan canes expertos en rescate de personas.

Los pobladores hicieron pedidos a las autoridades, para que envíen medicinas, agua y alimentos.

Al cierre de esta edición no había una cantidad precisa de víctimas mortales y de heridos.

El número de desaparecidos tampoco ha sido dado a conocer por cuanto muchas personas quedaron sepultadas tras caerles viviendas y edificios. Ayer, los sobrevivientes esperaban la llegada de las primeras donaciones de alimentos y vituallas por parte de personas caritativas de todo el país. (I)

Muisne y Chamanga son las poblaciones esmeraldeñas con la mayor afectación

La gobernadora de Esmeraldas, Paola Cabezas, indicó que según el último reporte se han registrado 2 decesos en la provincia verde. El primero fue en la carretera cuando una mujer desesperada bajó de su automóvil y fue arrollada.

El segundo se dio en la ciudad de Esmeraldas tras un incendio producto de la falta de energía eléctrica.

La mujer falleció mientras que era trasladada con graves quemaduras a un hospital en Quito.

Cabezas detalló que el 98% del servicio eléctrico ha sido restaurado y que la calma está retornando a los ciudadanos de la provincia.

En Muisne, en el barrio San Pedro, varias viviendas cayeron al suelo por el terremoto del sábado.

Elementos de las Fuerzas Armadas llegaron en las últimas horas para rescatar a los sobrevivientes y ayudar a los damnificados.

Al menos unas 90 viviendas colapsaron en este cantón y el número de personas afectadas llegaría a 600.

Quienes perdieron sus casas o corren el riesgo de que se caigan fueron llevados a  tres albergues: dos escuelas y una iglesia.

No se descarta una evacuación masiva de personas de las zonas de peligro.

Al cierre de esta edición no se reportaban víctimas mortales en esta comunidad de la costa esmeraldeña.

En Chamanga, según la representante del Ejecutivo, el 90% de las viviendas colapsó. Producto de los incidentes unas 20 personas están heridas.

“Es evidente que las familias están afectadas. Lo importante de todo es que a pesar de la catástrofe, nos estamos apoyando”, expresó Cabezas al portal de Ecuador Inmediato.

El ECU911 de Esmeraldas informó que las carreteras de ingreso y salida de la provincia están habilitadas.

La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) inició ayer el levantamiento de la información de heridos y daños en Cabo San Francisco.

Rafael Poveda, ministro coordinador de Sectores Estratégicos, informó ayer que no se reportan daños en la Refinería de Esmeraldas.

Ayer, se preveía la llegada de vituallas, alimentos y agua a estas poblaciones esmeraldeñas donados por habitantes de otras provincias. (I)  

En la capital fluminense habría más de un centenar de damnificados tras sismo

El poderoso sismo del sábado también causó destrucción en Babahoyo, según reporta el ECU-911 de esta ciudad.

Más de un centenar de casas hundidas, sumergidas o colapsadas dejó a cientos de familias en la calles.

Los damnificados tuvieron que dormir en improvisadas carpas levantadas en zonas seguras.  

Ayer, la gobernadora Kharla Chávez recorrió las zonas donde hubo problemas con las viviendas.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE), provincial, está activado y permanentemente monitorea la situación en todos lo cantones.

El alcalde de Babahoyo, Johnny Terán, entregó agua, vituallas, raciones alimenticias y colchones a quienes perdieron sus moradas y los bienes.

“Es importante mantener la calma y trabajar en conjunto para cuidar la integridad física de los afectados y la de quienes colaboran en el rescate”, expresó el primer personero municipal de la capital fluminense.  

La infraestructura vial, de acuerdo a los primeros reportes, no presenta daños y las rutas de ingreso o salida de la provincia de Los Ríos están expeditas al tránsito.

En tanto, ayer el Ministerio del Trabajo y la Secretaría Nacional de la Administración Pública anunciaron que se suspende la atención de las instituciones públicas en las ciudades afectadas: Portoviejo, Manta y Esmeraldas, hasta que las autoridades competentes realicen la evaluación correspondiente.      

La medida tiene como objetivo la prevención y verificación de las edificaciones, para facilitar el servicio a la ciudadanía.   

Como consecuencia del fuerte sismo que  sacudió gran parte del territorio nacional, varios edificios en los que operan instituciones del sector público se han visto afectados. La decisión permitirá garantizar la seguridad de la ciudadanía y de los servidores públicos.

Las instituciones de las ciudades mencionadas solo contarán con el personal mínimo para brindar información emergente.

Los servidores públicos que como resultado de estas directrices no puedan laborar, deberán ponerse a órdenes de sus autoridades institucionales para que brinden apoyo en las actividades que se determinen como prioritarias por parte de la autoridad nacional de riesgos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: