Ecuador, 03 de Marzo de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

La medida Planteada forma parte de cinco acciones para enfrentar la situación económica

La repatriación de capitales es una opción para incrementar las inversiones en el país

En la actualidad, en temas de legislación tributaria, el único costo que se debe cancelar es el ISD.
En la actualidad, en temas de legislación tributaria, el único costo que se debe cancelar es el ISD.
Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO
01 de agosto de 2017 - 00:00 - Redacción Economía

Impulsar la repatriación de capitales que están en el exterior es una “propuesta beneficiosa”. Así lo definen los analistas económicos, luego de que se conociera el anuncio del presidente Lenín Moreno de plantear un proyecto de ley para cumplir con este objetivo.

En cadena nacional, emitida el pasado viernes, el Jefe de la Nación reveló las cifras de la Proforma Presupuestaria 2017 y las medidas que se adoptarán con el objetivo de mantener la dolarización.

Tras detallar que los resultados reflejan una situación “extremadamente difícil”, se anunciaron cinco acciones: la dinamización del sector de la construcción; atracción de inversiones e ingreso de divisas; estimulación del uso de medios de pago digitales; política de austeridad, y priorización de inversión pública.

Sobre el segundo punto, el ingeniero financiero David Meza, señaló que la propuesta sería provechosa, “ya que atraería inversiones al país y generaría plazas de trabajo”.

El especialista advirtió que en la actualidad, la repatriación de capital no tiene ningún costo o impuesto. Recordó que a nivel de legislación tributaria, el único costo que se debe cancelar es el Impuesto de la Salida de Divisas (ISD).

Para Meza, el planteamiento del Ejecutivo es una señal de que el régimen quiere formar una alianza con el sector privado, que también es un motor de la economía.

El experto aseguró que —de acuerdo con informes del Servicio de Rentas Internas (SRI)— existen entre 3 mil y 4 mil empresas que tienen fondos en paraísos fiscales. Explicó que si estos empresarios encuentran beneficios tributarios para volver al país, podrían ser promotores de fuentes de empleo desde el sector privado.  

El especialista recordó que la prohibición de tener fondos en paraísos fiscales, aprobada a través de la Consulta Popular, se contempla para funcionarios públicos no para empresas.

Meza admitió que si bien hay que conocer el proyecto de Ley, un mecanismo para generar incentivos consistiría en que los capitales que ingresen ya no cancelen ISD al salir del país. “La idea es que los capitales que inviertan en Ecuador se beneficien”.

Para Daniel Legarda, presidente Ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), este planteamiento puede ser útil.

El representante puso como ejemplo a Argentina, donde se aprobó una ley para repatriar capitales que salieron debido a varios desincentivos. “Lo que se intenta en Argentina es eliminar esos desincentivos para que puedan retornar esos recursos”, señaló.  

Legarda destacó que en Ecuador eso podría darle liquidez a la economía, para el funcionamiento de la dolarización. “Nos parece viable para fomentar la recuperación de la economía”. Agregó que esta medida sería un instrumento para retornar capitales sin la penalización. Es decir, aplicar una especie de amnistía tributaria, siempre y cuando sea sobre algunos capitales y bajo reglas, especialmente sobre los capitales que regresen al país.

Ese criterio fue compartido por Javier Bustos, consultor tributario y catedrático de la Universidad San Francisco de Quito. Para el experto, hay que tomar en cuenta que en una reducción de impuestos podría darse un efecto contrario a lo que persigue el país.

Si bien la idea es que las personas busquen mejores utilidades a pagar pocos impuestos, no se conseguiría una mayor recaudación. “No es tan fácil que con una reducción de impuestos vengan los capitales porque habría disminución de ingresos. Hay que racionalizar el sistema tributario y ver qué propone el Comité Tributario que se creó con ese propósito”, advirtió. (I)

---------------

Países europeos y de la región aplican la medida

La repatriación de capitales ha sido adoptada por varios países de la región. Uno de ellos es México donde, mediante decreto presidencial, se abrió la posibilidad de que retornen capitales que no han sido declarados, así como las ganancias que generaron.

La medida incluye varios incentivos y estableció una fecha límite para hacerlo. En este caso es el 19 de octubre de este año.

El Servicio de Administración Tributaria de ese país informó que la norma ha permitido repatriar 82.500 millones de pesos mexicanos ($ 4.633 millones), lo que le ha generado una recaudación de impuestos al fisco por 4.263 millones de pesos ($ 259 millones).

Entre los incentivos que aplican en México consta una tasa preferencial del 8% al impuesto a la renta que normalmente es del 30% al 35%.

El Gobierno mexicano dispuso que el dinero retornado, solo puede utilizarse para efectos de inversión productiva, y no se podrá retirar este capital, al menos en los siguientes dos años. Además, el capital solo puede ser utilizado para la adquisición de bienes de activo fijo, compra de terrenos y construcciones.

Analistas internacionales coinciden en que la repatriación de capitales permite incrementar los ingresos al fisco.

El diario El Economista recoge un estudio de la firma Lisicki Litvin & Asociados y cita en primer lugar a Argentina que en este año ha repatriado $ 116.800 millones; le sigue Italia que en 2009 logró $ 102.000 millones; Brasil, $ 53.000 en lo que va de este año, y España, $ 45.000 millones en 2015. (I)

Contenido externo patrocinado