Verónica Artola: “En 2018 sí esperamos desaceleración anual”

- 09 de julio de 2018 - 00:00
Verónica Artola. Gerenta general del Banco Central del Ecuador (BCE).
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

La reducción del gasto público marcará el rendimiento económico. Existen factores que reflejan interés de los capitales por mantenerse en el país.

El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) perdió fuerza en el primer trimestre de 2018 y aunque se esperan mejores rendimientos para los siguientes meses, el crecimiento al final del año será desacelerado.

No obstante, Verónica Artola anotó que, si bien la disminución del gasto público se hará sentir, existen elementos que muestran claros indicios de confianza en el rumbo de la política económica.

¿Qué factores incidieron en la desaceleración trimestral?
Durante los últimos trimestres el sector público siguió siendo la fuerza para mover muchos de los temas privados. Ahora hemos tenido una baja ejecución del sector público en lo que es inversión y gasto corriente. En el segundo trimestre tampoco veríamos una evolución tan interesante, más bien desde el segundo semestre (junio), porque esperamos que inversiones privadas compensen.

¿Eso no significa que habrá decrecimiento?
Es una desaceleración. Aún no tenemos previsiones para 2018, sin embargo, con datos preliminares que hemos revisado de estimaciones, sí esperaríamos una pequeña desaceleración en función de 2017 en la variación anual.

¿A qué distancia quedará 2018 con relación a 2017?
La verdad, no quisiera decirlo. Hemos coordinado que la Ley (de Fomento Productivo) esté en firme para poder analizar. Mal haríamos en generar una expectativa de que vamos a crecer más del 3% (alcanzado en 2017). El ajuste fiscal que estamos haciendo para poder mejorar la economía en el mediano y corto plazo, va a tener un impacto en la economía real.

¿En dónde se localiza específicamente el ajuste del Gobierno en el gasto de inversión?
Básicamente en algunas obras que teníamos que haber invertido para poder continuar, porque estaban paradas desde el anterior Gobierno, y no se han podido realizar porque no ha habido recursos. En sectores de salud, educación y seguridad no ha habido una reducción considerable porque se ha tratado de mantener los mismos estándares.

¿Y en gasto corriente?
Hay temas de viáticos, arriendos, reducción de asesores que estaban excesivos, optimización en viajes. El consumo del Gobierno pasa de $ 3.784 millones en el cuarto trimestre de 2017 a $ 3.743 millones en el primer trimestre de 2018. Durante el primer trimestre de 2017 estuvo en $ 3.637 millones.

¿Por qué el primer trimestre de 2017 el consumo del Gobierno fue mayor al de este año?
Fue un trimestre electoral en donde se hicieron muchas ejecuciones de parte del sector público. Se adelantaron muchas de las inversiones que se tenían que realizar. Ese trimestre es uno de los más altos.

¿Cómo entender el aumento del consumo de hogares? Se decía que está ligado a la deuda.
Asociar el crecimiento de los hogares o de la economía solamente al endeudamiento, no era correcto. Si bien en el primer trimestre de 2018 tuvimos un endeudamiento importante ($ 3.000 millones) no significa que (el consumo de hogares) era totalmente correlacionado, sigue creciendo a pesar de que el endeudamiento no es tan grande. El crédito de consumo ha crecido en tasas por alrededor del 35%, el crédito productivo en 14%. Hay remesas importantes y el comercio interno ayudó.

Maquinaria y equipos destacan en la FBKF e importaciones, ¿qué efecto tienen en la producción?
Dentro de eso tenemos línea blanca, celulares, maquinaria agrícola, insumos y bienes para la construcción. Vemos que los inventarios de ese tipo de bienes están bajando, eso ayuda a que la producción local sea mayor. En un momento nuestra preocupación era que si se acumulaban muchos inventarios, pero no se empiezan a gastar significa que la economía no se está reactivando. Si aumentaba este trimestre, no era una buena señal para la economía.

¿La construcción va mejorando, se mantiene la previsión de crecimiento del 1% para este año en ese sector?
Estamos actualizando las cifras. Pero va a crecer. Incluso en nuestras encuestas de opinión empresarial, que durante muchos trimestres no pasaba al campo positivo, ya vemos que sí habrá crecimiento.

Las importaciones de bienes de consumo se dispararon, ¿cómo observa esto el Gobierno?
Siempre y cuando las exportaciones de nuestros productos sean mayores, no solo los primarios sino en general, no nos va a preocupar. Esperamos este año terminar con una Cuenta Corriente y Balanza Comercial positivas. Esperamos que las exportaciones crezcan más.

Las inversiones superaron los $ 200 millones, ¿eso significa que hay mayor interés por Ecuador?
Reflejan el mensaje del Presidente (Lenín Moreno) durante el último año. Se han generado señales positivas para que capitales privados puedan entrar. Otra variable nos indica que no han salido tantos capitales del país. Si bien en inversión hay $ 223 millones, dentro de esto la reinversión es importante con $ 101 millones, cuando el trimestre pasado (diciembre 2017) fue $ 40 millones. Eso significa que (los recursos) no se están yendo y apuestan para quedarse. A partir de la Ley de Fomento Productivo esperamos que los recursos que vengan sean mayores.

¿Ahora se está configurando un escenario en donde el Estado pone las reglas, mientras que el sector privado aporta el dinero y asume el riesgo?
Esa es justamente la idea. Durante años el sector público invirtió y asumió el riesgo, pero la intención es que el privado también lo haga. Tiene que ser una transición paulatina y para poder suplir toda la inversión pública vamos a necesitar todavía de endeudamiento. El sector privado tiene que venir a jugárselas. En la gira a Estados Unidos hubo mucha demanda de ver a un sector público sano. Arreglar el sector fiscal va a dar seguridad al privado para que vengan a invertir. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: