Matriz energética depende en un 90% del petróleo

08 de abril de 2013 - 00:00

Ecuador prevé obtener en los próximos años energía a través de los diferentes sectores estratégicos, puesto que el petróleo disminuiría su aporte para generarla. El 90% de la energía que consume el país proviene del crudo y sus derivados, mientras que el 4% corresponde a gas natural y el 3% a fuentes hídricas.

La economía ecuatoriana podría tener serios problemas  si no se descubren nuevas reservas de petróleo y se diversifica la matriz energética, advirtió el sábado pasado el presidente Rafael Correa.

El Presidente  insistió en la necesidad del cambio de la matriz energética de Ecuador, en tanto consideró la actual como insostenible.

“Si seguimos el consumo energético de esta manera, colapsa el país”, aseguró Correa, quien destacó que hay oposición a las rondas petroleras y la exploración en busca de otras reservas.

El Mandatario mostró el esquema energético del país, en el que se trabajaba desde el 2011, y para el cual se tuvo que recopilar información en 22 instituciones diferentes para conformar la historia energética de Ecuador. Destacó la importancia de la hidroenergía por sobre otras formas de generar electricidad.

El Ministerio de Sectores Estratégicos realizó un balance energético del Ecuador que pone en evidencia las fuentes de donde el país obtiene energía en la actualidad y los sectores que la utilizan. Este balance demuestra que el 90% de fuente de energía en el país sigue siendo el petróleo.

Durante el último enlace ciudadano, el presidente Correa reconoció  que tenemos una fuente de energía altamente contaminante y por otro lado casi el 50% de ese petróleo está destinado al sector del transporte.

Estos datos obligan a tomar acciones concretas para solucionar el problema de la matriz energética actual. De acuerdo al Gobierno, una de estas soluciones es la obtención de más barriles de petróleo, que se la hace concreta a través de la Ronda Suroriente, pero esa será solo una solución parcial, aproximadamente hasta el 2030.

Con las expectativas que genera un gran potencial de reservas hidrocarburíferas, por más de 1.597 millones de barriles en un escenario optimista,  desde el 28 de noviembre del año pasado,  está abierta la XI Ronda de Licitación Petrolera, en la que el Estado ecuatoriano busca la contratación de empresas extranjeras públicas y privadas para que realicen inversiones exploratorias en 13 áreas extractivas.

El proceso, conocido como Ronda Suroriente, espera incrementar la producción petrolera en 1.955 millones de barriles de petróleo en los próximos 24 años.

Los bloques están ubicados en la Cuenca de Antepaís denominada POM (Putumayo - Oriente - Marañón).

Las inversiones que las participantes realizarán tienen previsto bordear los 1.200 millones de dólares en contratos con plazos de cuatro años para la fase de exploración y de 20 para la de explotación.

Sin embargo, esto implica un riesgo, ya que si estos valores caen por debajo de 40 dólares por barril, el Estado  seguirá pagando la tarifa negociada con la petrolera, dijo el ministro de Recursos No Renovables, Wilson Pástor.

Las ofertas serán presentadas por las compañías hasta el 30 de mayo de 2013. En los meses siguientes se abrirán los sobres 1 y 2, se realizará el orden de prelación y se negociará. Se espera firmar los contratos bajo la modalidad de Prestación de Servicios con tarifa fija, hasta noviembre de 2013.

 08-04-13-gasolina

Sin embargo, paralelamente a esta solución a mediano plazo, se piensa en otras alternativas que permitirán cambiar la matriz energética, una de ellas será la construcción de un tren eléctrico, que disminuirá enormemente el consumo de petróleo, sumado a la generación de energía de otras fuentes como la hidroeléctrica, eólica, etc.

El Primer Mandatario insistió en que se deben frenar las oposiciones, por ejemplo a la Ronda Petrolera, cuyo objetivo es permitir a las empresas realizar exploración en 12 bloques petroleros al sur-oriente del país, que se estima que contienen alrededor de 120 millones de barriles de crudo y ha sido calificada como la de mayor exploración.

Enfatizó que la oposición a este tipo de proyectos impulsados por el Gobierno  afecta a toda la población y quebrará al país en poco tiempo.

"Es insostenible nuestro modo de vida, nuestro consumo energético, si no encontramos más petróleo para los próximos 10, 15 años,  mientras reformamos totalmente la matriz energética del país", afirmó.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: