Línea Maestro capacitó a 7.200 panificadores en el país

- 21 de julio de 2018 - 00:00
Ana Madero, gerente de mercadeo; Henry Bustamante, anfitrión, y Hólger Aguirre, gerente comercial, en la presentación de Fabricake Bizcochuelo.
Foto: Cortesía

Luis Flores tenía 13 años cuando ingresó a trabajar a una panadería que fue su universidad y por la que decidió emprender su propio negocio. Ahora con cinco sucursales familiares y 30 años de experiencia enfatiza que la capacitación técnica y comercial de Línea Maestro lo ayudó a crecer.

Hólger Aguirre, gerente nacional comercial de la división B2B de la Fabril, explicó que aunque la marca tiene 30 años en el mercado, hace seis incrementaron el portafolio de sus productos pasteleros.

Sin embargo, la capacitación a sus pequeños y medianos clientes es un proyecto que desarrollan con fuerza.

“El mercado de panificación en el país es de 9.000 aproximadamente  y nosotros atendemos al 80%. Es decir, 7.200 panaderías han sido capacitadas”.  

Bajo la misión de elevar el nivel del panificador ecuatoriano, tanto en la parte técnica (materia prima), como profesional (mercadeo, costeo y servicio al cliente), 10 técnicos participan en los cursos que se desarrollan durante todo el año.

En este contexto, Línea Maestro apuesta por las premezclas pasteleras con su producto “Fabricake Bizcochuelo” cuyas propiedades y textura dan facilidades para crear varios postres.

Las premezclas te economizan dinero, tiempo y trabajo. Es muy importante para los que tenemos un negocio mediano y somos empíricos. Ejemplo, antes para hacer 50 bizcochuelos me demoraba un día y contrataba a cinco personas, ahora trabajo sola y demoro menos de dos horas. Lo mejor de este proceso rápido es que mantiene la calidad”, explicó la pastelera Gloria Aguirre.  

El gerente comercial indicó que las premezclas es una tendencia mundial. En Argentina la usan el 90%; Brasil el 70%; y Colombia el 40%.

No obstante, en Ecuador el trabajo es arduo ante las metodologías tradicionales, por lo que Aguirre menciona que es importante “perder el miedo”.

En contraste, Enrique Murillo, colombiano con 14 años en el país y 12 con su pastelería, dijo que el uso de las premezclas es familiar ya que en su país, por optimización, la utilizan todas las pastelerías. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: