EE.UU. y China inician guerra de aranceles

- 16 de junio de 2018 - 00:00
Los contenedores de transporte están apilados en la terminal de Kwai Tsing, en Hong Kong (China). El puerto volvió a superar el año pasado la barrera de los 20 millones de TEUs anuales al registrar 20,76 millones de 20 pies.
Foto: EFE

Trump anuncia impuestos por $ 50.000 millones, mientras que el Ministerio de Comercio chino respondió que impondrá barreras de “la misma escala”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumplió este viernes 15 de junio la amenaza de reprimir a China por sus prácticas comerciales “injustas” al imponer un arancel de 25% sobre $ 50.000 millones en sus importaciones. La medida provocó la represalia de Pekín.

“China no está dispuesta a tener una guerra comercial, pero la parte china no tiene otra opción que oponerse firmemente a esto, debido al comportamiento miope de Estados Unidos que dañará a ambas partes”, apuntó el Ministerio chino.

En una declaración, el Ministerio de Comercio de China anunció que impondrá barreras comerciales de “la misma escala y la misma fuerza”. La misiva agrega que los aranceles de Trump son “dañinos” y “socavan el orden comercial mundial”.

De acuerdo con el diario The Washington Post, los funcionarios estadounidenses y chinos en las últimas semanas avanzaron en un acuerdo que involucró más de $ 70.000 millones en compras adicionales de productos estadounidenses. Pero la oferta china ahora es “inválida”, especificó esta declaración oficial.

Con este anuncio los funcionarios chinos apuntan directamente a los partidarios del presidente en los estados agrícolas y en el medio oeste industrial.

Anticipando la respuesta china, Trump señaló que Estados Unidos “perseguiría aranceles adicionales”, lo que aumenta el espectro de la guerra comercial que los líderes empresariales y muchos republicanos en el Congreso temen.

El acuerdo previo
El presidente Trump tomó la decisión de imponer aranceles en una reunión en la Casa Blanca con sus secretarios de Comercio, Wilbur Ross; del Tesoro, Steven Mnuchin; y de Comercio Exterior, Robert Lighthizer.

El pasado 3 de junio, el secretario Ross visitó Pekín en la tercera fase de una ronda de negociaciones en la que ambas naciones llegaron al acuerdo.

A inicios de mayo, los dos gobiernos acordaron poner “en suspenso” la guerra comercial después de que Washington suspendió la posible imposición de aranceles por $ 150.000 millones a cientos de productos chinos por temas de propiedad intelectual.

China  se comprometió a aumentar sus compras de bienes y servicios de EE.UU. para equilibrar la balanza comercial. Sin embargo, el presidente Trump aseguró no estar satisfecho con el acuerdo alcanzado y anunció nuevas medidas contra lo que considera robo de propiedad intelectual y tecnológica y otras prácticas comerciales injustas llevadas a cabo por China.

Estos nuevos aranceles, la Casa Blanca indicó en un comunicado, “son esenciales para prevenir mayores transferencias injustas de tecnología y propiedad intelectual estadounidense a China”, y “protegerán los empleos en Estados Unidos”. (I)

Las sanciones
La lista de 1.300 productos  
Una lista con aproximadamente 1.300 productos chinos fue publicada por el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer. Sin embargo, el canal financiero de noticias CNBC informó que la lista se reduciría a 800 productos.
 
70 por ciento de  los productos son  maquinaria eléctrica,  equipos ópticos y reactores nucleares.

Las pérdidas de EE.UU.
Estados Unidos tuvo en 2016 un déficit de $ 375.000 millones en el comercio de bienes con China, una cifra que el presidente atribuye a las barreras comerciales chinas. (I)

--------------------------

El crecimiento mundial pagará los platos rotos
Una escalada entre Estados Unidos y China empeoraría la situación. “Si ello degenera en guerra comercial podría tener un impacto más preocupante”, advirtió Benoît Coeuré, miembro del directorio del Banco Central Europeo (BCE), en radio Europe 1.

Una guerra comercial abierta, con un Donald Trump que cumpliera además su amenaza de imponer aranceles a las importaciones de autos, por ejemplo, sería negativo para la economía, en particular la europea, que comienza a renquear tras haber recuperado un fuerte crecimiento el año pasado.

El Banco Central Europeo disminuyó este jueves de 2,4% a 2,1% su previsión de crecimiento de la zona euro para 2018.

Por su lado, el Bundesbank rebajó fuertemente su previsión de crecimiento para la economía de Alemania este año a 2% contra el 2,5% anteriormente, integrando el frenazo del primer trimestre y las múltiples “incertidumbres” económicas.

En este contexto, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió este jueves que una guerra comercial abierta entre Estados Unidos y China generalizada no tendrá vencedores, sino solamente “perdedores de ambas partes”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: