La FAO estima que la pesca ilegal en el mundo genera $ 23.000 millones

- 14 de junio de 2018 - 00:00
Para el Fondo Mundial para la Naturaleza, la pesca ilegal es un delito ambiental que requiere decisión política y coordinación para contrarrestarla.
Foto: Cortesía / El Telégrafo

En la actualidad 54 países más los de la Unión Europea forman parte del acuerdo para combatir la práctica nociva para el ecosistema y las poblaciones costeras. Ecuador suma esfuerzos para erradicar la actividad en el mar.

Por vez primera existe un impulso creciente para estrechar el cerco a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR), con instrumentos internacionales que hacen que el mundo esté más cerca de lograr este objetivo.

Así lo citó, en un escrito, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

En la actualidad, 54 países y la Unión Europea (UE) son parte del Acuerdo sobre Medidas del Estado rector del puerto (Amerp), que entró en vigor en 2016 y que está dirigido a combatir la INDNR.

El Amerp tiene como objetivo prevenir, desalentar y eliminar la pesca INDNR.

El objetivo es impedir que los buques que la practican utilicen puertos para desembarcar las capturas ilegales. Además, frena el flujo de productos provenientes de dicha actividad hacia los mercados nacionales e internacionales.

“La aplicación del acuerdo contribuye a la conservación a largo plazo y el uso sostenible de los recursos marinos y sus ecosistemas”, indicó el organismo internacional.

Según la FAO, se presume que la pesca INDNR afecta en el mundo a uno de cada cinco peces capturados, es decir, una pesca estimada de 26 millones de toneladas por año, cuyo valor bordea los $ 23.000 millones.

“Otros países se encuentran en el proceso de ratificación del documento, por parte de sus parlamentos. Me gustaría felicitarlos e instar a otras naciones a unirse a este esfuerzo global para acabar con la pesca ilegal”, indicó José Graziano da Silva, director general de la FAO.

Karmenu Vella, comisario de Asuntos Marítimos y Pesca de la Unión Europea, mencionó que existen personas “sin escrúpulos en todo el mundo” que saquean las poblaciones de peces y vacían los océanos.

Mientras que Susi Pudjiastuti, ministra de Asuntos Marinos y Pesca de Indonesia, explicó que su país implementa medidas estrictas para cumplir con el objetivo de cero tolerancia con la pesca ilegal no declarada. La funcionaria enfatizó que “debemos trabajar juntos. Ningún país puede acabar solo con esto”.

Ecuador registra avances

El Gobierno ecuatoriano, a través del Ministerio de Acuacultura y Pesca (MAP), señaló que el país se comprometió a erradicar esta práctica que afecta los recursos y las condiciones de vida de las poblaciones costeras.

A través de su cuenta de Twitter, Katuska Drouet, titular del MAP, indicó que el país avanza firme en el combate de la pesca INDNR. Informó que en mayo se aprobó el Plan Nacional de Control Pesquero, que garantiza la trazabilidad de los productos y controla a todos los actores de la actividad marina.

“La calidad ha sido la clave para la entrada de nuestros productos a los mercados más exigentes del mundo. Precautelamos nuestro liderazgo mundial, combatiendo a la pesca INDNR”. (I)

----------------------------------

Afectaciones repercuten en los pequeños pescadores

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) manifestó que cerca del 10% de la población mundial depende directamente de la pesca para su sustento y en muchos países en desarrollo el pescado es el alimento más comercializado.

Indica que la pesca ofrece, además, empleos para los jóvenes y las mujeres. Pero la sostenibilidad de este importante sector socioeconómico está gravemente amenazada por la pesca ilegal, no declarada, no reglamentada (Indnr).

Dicha pesquería tiene un impacto negativo en los medios de subsistencia, las poblaciones de peces y el medio ambiente. Puede también estar vinculada con otras actividades ilegales, como el contrabando de estupefacientes y armas, la trata de personas, e incluso el trabajo en condiciones de esclavitud.

Por ello la FAO indicó que poseen un programa de desarrollo de capacidad global para ayudar a los países en desarrollo a mejorar su capacidad, para monitorear sus flotas y examinar los buques extranjeros que visitan sus puertos, así como la vigilancia de sus zonas costeras con la finalidad de garantizar la sostenibilidad de los recursos pesqueros dentro de sus aguas territoriales. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: