Campos maduros dejarán al país $ 3.584 millones

01 de febrero de 2012 - 00:00

La suscripción de los contratos de “Prestación de Servicios Específicos, con financiamiento para la Optimización de la Producción y Recuperación de Reservas”, efectuada anoche entre la estatal Petroecuador y los consorcios Shushufindi S.A. y Pardaliservices S.A., para los campos Shushufindi y  Libertador, respectivamente, permitirán que, hasta el 2027,   el Estado perciba alrededor de 3.584 millones de dólares de ganancia neta.

El contrato  establece que los consorcios invertirán cerca de 1.678 millones de dólares  en:  perforación de  pozos,  mejorar las facilidades de producción e  inyectar energía en los campos (aplicar técnicas de recuperación de crudo), pues se trata de reservas que en los últimos años han reducido su producción hasta en un 60% por efecto  de la misma explotación y la falta de nuevas tecnologías de exploración.

En Shushufindi quedan por producir 440 millones de barriles de crudo con las técnicas convencionales,  pues tiene un   factor de recuperación de las reservas del 46%. Es decir, de cada 100 barriles  existentes se  extraen 46. Con la aplicación de nuevas tecnologías, las empresas contratadas preven incrementar ese factor en un   10%, con lo cual habrían  otros 400 millones de barriles más por producir. Ahí se invertirán 1.294,2 millones de dólares con el propósito de incrementar la producción de  43.600 barriles  a 60 mil  barriles diarios.

En el campo  Libertador la situación es diferente. Los pozos son  más pequeños,   tienen mayor complejidad y  menos reservas. Se tienen que  recuperar pozos abandonados, perforar otros e implementar  varios proyectos pilotos para recuperar cerca de  130 millones de barriles de reserva. La  propuesta del consorcio es invertir  384,5 millones de dólares para elevar la  producción de 16.200 barriles  a 16.400 barriles diarios.

El ministro de Recursos No Renovables, Wilson Pástor, explicó que las compañías contratadas recibirán el 5% de la renta incremental y el Estado   el 95% restante. Ese 5%  representa un margen de utilidad de 179,9 millones de dólares para las compañías, mientras que el Estado  percibirá  3.584 millones de dólares,  monto calculado al precio actual del petróleo  (90 dólares el   barril), por  los 15 años que durará el contrato.

El funcionario  anotó que la recuperación de los campos maduros (aquellos que tienen más de 20 años de explotación) era una decisión  que debía  tomarse hace más de dos décadas, cuando técnicos de Petroecuador  y  observadores internacionales  ya advertían sobre una caída de la producción, lo que exigía  invertir en nuevas tecnologías.

Sin embargo, hay quienes cuestionan la contratación de compañías especializadas -la francoestadounidense Schlumberger, la argentina Tecpetrol y la ecuatoriana Sertecpet- para ese proceso, pues  aducen que se intenta privatizar la producción petrolera. Pástor lo  desmiente: “Eso es falso.Aquí no hay privatización alguna. Petroecuador mantendrá la operación y la administración de los campos petroleros. Así lo hacen muchas compañías en el mundo, utilizan a empresas  que tienen la  tecnología para  mantener la producción bajo contratos de servicios (...)  No es un contrato petrolero, donde la compañía es dueña del crudo o administra el campo, este es un contrato de Servicios Específicos”.

Benigno Trujillo es geólogo y colaboró por más de 30 años con Petroecuador en Shushufindi. Recuerda que  por muchos años  la estatal petrolera pidió financiamiento para invertir en tecnología, pero fue infructuoso. “Se hizo lo mínimo... Habían pozos muy extensos que se perforaban con una sola torre, y por la falta de recursos se dejaron de hacer obras, que con el tiempo redujeron el  factor de recobro”, es decir, la productividad. Según las cifras oficiales, la producción de ambos campos se redujo de 165 mil barriles diarios a 69 mil.

Ello trajo consigo dos problemas:  la reducción de  la presión  (que facilita la salida del crudo a la superficie) y un incremento en  el volumen de agua. Actualmente el corte de agua  es del 60% en Shushufindi y del 82% en el Libertador, eso quiere decir que por cada 100 barriles   de fluido que se extrae,  60 son  de agua y el resto crudo, lo que representa un costo adicional para la compañía, que debe procesar el agua para devolverlo al reservorio natural.

Según Pástor, el propósito de las compañías especializadas es evitar un incremento en el corte de agua, lo cual se consigue con mecanismos de recuperación secundaria como la inyección de CO2 y vapor de agua en los yacimientos, un procedimiento que también eleva los costos de producción.

Actualmente Petroecuador invierte 8 dólares por barril, pero con las nuevas inversiones el  costo ascenderá  a 17 dólares, que serán  asumidos por  las compañías privadas.

Aún así, se estima que de las reservas existentes en los dos campos,  descontando    los costos de producción, el país percibirá   3.584 millones de dólares, un monto semejante al que se espera recibir de la comunidad internacional por el proyecto Yasuní ITT para mantener el crudo bajo tierra.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: