Especial coronavirus

Acuerdo con tenedores alivia el peso de la deuda

- 08 de julio de 2020 - 00:00
El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, explicó que entre este año 2020 y el 2021 se liberan $3.000 millones.
Foto: Cortesía / Ministerio de Economía y Finanzas

La renegociación del pago de la deuda con inversionistas reducirá las presiones fiscales y permitirá redireccionar recursos para la reactivación.

El grupo ad hoc de los principales tenedores de bonos del Ecuador confirmó este martes 7 de julio de 2020 la aceptación del acuerdo planteado por el Gobierno Nacional para reestructurar el pago de la deuda que asciende a $ 17.375 millones.

Este grupo temporal posee aproximadamente el 45% de los bonos en circulación de Ecuador y espera que un apoyo adicional se concrete en los próximos días a medida que se completen procesos internos, indicó un comunicado.

Los tenedores aseguran estar satisfechos con el proceso de reestructuración y manifiestan que este sienta un precedente importante para las resoluciones de deuda soberana dentro del mercado emergente postcovid.

La propuesta del Gobierno anunciada el lunes 6 de julio ha causado buenas impresiones en el mercado internacional y el primer reflejo se observa en el riesgo país. El indicador cayó este 6 de julio 496 puntos y se colocó en 2.783. Al cierre de la jornada de este martes 7 la tendencia seguía y se ubicó en 2.760.

Según analistas económicos se debe a una señal de certidumbre que el país envía al mundo y se reduce el riesgo de un default (no pago). El acuerdo traerá cinco principales beneficios para aliviar la deuda pública en los próximos años. Entre ellos: permite que la estructura de pago sea sostenible; reduce las tasas de interés y de capital, y otorga periodos de gracia para ambos rubros.

El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, en una entrevista en Teleamazonas explicó que entre este 2020 y el 2021 se liberan $3.000 millones. Esos recursos dan oxígeno a la economía y podrán redireccionarse para la reactivación económica y programas de asistencia social.

Para entender la magnitud, dijo, esos $ 3.000 millones, significan tres veces lo que el Estado invierte en los mecanismos de protección social. La reestructuración de la deuda se inició en marzo pasado con el pago de $ 320 millones correspondientes a los Bonos 2020 y debe culminar el 15 de agosto, con la aprobación del 66% de los inversionistas.

Alberto Acosta Burneo, editor de la publicación Análisis Semanal, señala que este reperfilamiento significa un ahorro para el Estado, mas no nuevos recursos que todavía necesita el país. “Seguimos con una brecha de financiamiento muy grande porque seguimos gastando por encima de los ingresos”, dice.

El déficit fiscal para este 2020 estaba calculado en $ 12.000 millones a causa de la emergencia sanitaria. Martínez dijo que con la renegociación de la deuda y otras medidas de optimización del gasto público, la meta es dejarlo en $ 8.000 millones.

Por otra parte, el analista económico José Orellana destaca que el acuerdo con los tenedores de bonos reduce las necesidades inmediatas de financiamiento, pero aclara que este es un primer avance para la reorganización de las finanzas del Estado. “Las siguientes fases incluyen la negociación de un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con China”.

De este último país está previsto que lleguen nuevos recursos en las próximas semanas. Además Martínez informó que se analiza un reperfilamiento de la deuda bilateral ya existente. (I)

Medios Públicos EP