Joniaux y Lazo dejaron su huella en Los Ángeles

27 de febrero de 2012 - 00:00

Hace dos semanas Nicolás Joniaux y José Lazo, de la academia Alliance Guayaquil, viajaron a Los Ángeles (Estados Unidos) para participar en el Panamericano de Jiu-Jitsu. Ambos luchadores fueron con el objetivo de traer a casa la medalla de oro y al final lo consiguieron.

Los dos campeones, con medalla en mano, le contaron a FANÁTICO cómo fue su preparación para dicho certamen y lo que sintieron al momento de subirse al podio.

“Haber ganado la medalla de oro en un país que no era el mío y competir en un coliseo totalmente lleno de personas gritando a favor de los luchadores locales fue lo más emocionante que he vivido hasta ahora”, manifestó Nicolás, mientras observaba el pesado galardón que obtuvo en Los Ángeles.

El deportista de 14 años llevó sus recuerdos a 2010. “Nico”, como le dicen sus familiares y amigos, indicó que en dicho año inició en esta actividad, que ahora no la piensa dejar por nada del mundo. 

El campeón panamericano en la categoría “Pluma” mencionó que se interesó en este tipo de arte marcial debido a que un tío suyo llevaba años practicando el jiu-jitsu.

Nicolás comentó que la primera semana de entrenamiento en la academia Alliance Católica fue agotadora, debido a que en dicha escuela no hay alumnos de su misma edad (14 años) y tenía que entrenar con personas mayores a él. “Después del primer día de asistir a las clases ya quería tirar la toalla, ja, ja, ja. Me costó un poco adaptarme a las rutinas, pero con el tiempo me fui acoplando a este deporte”.

La primera competencia de Joniaux se dio cuatro meses después de haber incursionado en el jiu-jitsu. “Nico” sostuvo que participó  en un nacional de  jiu-jitsu que se organizó en la ciudad y al final obtuvo su primera medalla de oro. “Fue algo chévere porque no tenía mucho tiempo en esto y a la primera competencia me llevé la medalla de oro. Eso me motivó a seguir”.

Luego de seis meses de haber debutado en un torneo oficial, Nicolás se consagró como campeón en el Open de  Jiu-Jitsu y luego de dos semanas de dicho torneo viajó a Brasil para participar en un nacional  que se dio en dicho país, donde  el joven deportista quedó en el tercer lugar. “Después de esos torneos participé en otros más en los que sumé alrededor de 10 medallas de oro”.

Nicolás aseguró que los dos años que lleva en este deporte le sirvieron de experiencia para participar en su primer Panamericano. Recordó que, cuando se enteró del certamen en EE.UU., no dudó en pedirle a sus padres que le permitan inscribirse en el torneo.

“Mis papás me ayudaron en todo, gracias a ellos pude alcanzar esta medalla”, manifestó Joniaux, quien acotó que tuvo que vencer a dos luchadores norteamericanos para adjudicarse el primer lugar.

Luego de haber ganado dicho Panamericano, “Nico” confirmó que ahora se prepara para un torneo nacional que se dará  en la ciudad, en mayo, y anhela este año alcanzar la cinta azul.

Para José Lazo, quien también alcanzó la medalla de oro en el Panamericano de Los Ángeles, en la categoría Super Heavy, esta victoria tiene un significado especial debido a que fue su primer certamen internacional y pese a su inexperiencia se ubicó en el primer lugar.

“Esta medalla la obtuve gracias a mi madre (Marcela Burgos), quien me acompañó a este torneo y fue quien me dio fuerzas desde las gradas”, dijo emocionado el campeón.

José, de 14 años, expresó que a dicha competencia acudió también porque su amigo Nicolás lo motivó a inscribirse. Indicó que, cuando se enteró del Panamericano, se preparó intensamente y se mentalizó para traer la medalla a casa.
“Trabajé duro, observaba muchas peleas en Internet y creo que gracias a esa dedicación y a la confianza que tuve pude retornar con el primer lugar”, señaló.

Lazo recordó que, para ganar la presea de oro, tuvo que vencer al estadounidense Trevor Poch. “Fue solo una pelea, pero me tocó enfrentar a un gran luchador. Gracias a Dios lo practicado en mi escuela (Alliance Puerto Azul) me sirvió para ganar”, dijo José, quien acotó que derrotó a Poch aplicando una de las técnicas que más le gusta usar: la de “guardero”, la cual se basa en derribar al oponente y vencerlo en el piso con una llave.

Esta medalla de oro ha motivado al campeón de 14 años, pues ahora se alista para su segundo torneo internacional,  que será en Brasil, en junio próximo. “Ahora me toca entrenar mucho más para poder revalidar lo que alcancé en Estados Unidos. Espero que me vaya bien, pues mi objetivo es ser reconocido acá en el país y en todo el mundo”.

Por otra parte, José manifestó que esta actividad se ha convertido en su pasión y anhela en un futuro convertirse en profesor de jiu-jitsu. “Esa es mi aspiración, me gustaría tener más experiencia y transmitirla a los más jóvenes”, concluyó.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP