El público le dijo sí al cine

- 08 de julio de 2020 - 00:00
En el primer día de funcionamiento, las salas no llegaron ni al 30% del aforo.
Miguel Castro / ET

Los trabajadores esperan más personas durante el fin de semana.

Paulina tiene ocho años y esperaba emocionada que le entregaran las entradas a su mamá para disfrutar del cine, después de 109 días de confinamiento para no contagiarse de covid-19.

Ellas fueron parte de un pequeño grupo en Guayaquil que se animó a acudir a las salas de la cadena Supercines que retomó sus actividades el lunes 6 de julio. La competencia, Cinemark, aún no activa sus teatros en la ciudad.

Para habilitar el funcionamiento, la empresa cumple sus funciones con el   30 % del aforo, tanto con el personal de trabajo como con el público que puede asistir a las salas, que en total suman  625 personas.

Carlos Manosalvas, gerente del cine situado en el Riocentro Norte, comentó que la poca afluencia del público es propia de los lunes; sin embargo, se vendieron entradas en las 27 funciones planificadas en el día para las 10 salas.

Las proyecciones están programadas desde las 12:45 hasta las 21:00. La empresa coordinó las funciones para que los espectadores no se topen con los de otras salas cuando terminen las películas y así garantizar el distanciamiento.

La salida de la última función es a las 22:30 y los trabajadores del último turno cierran el local a las 23:00.

“Antes de abrir estuvimos en tres capacitaciones, simulacros, incluso se cambiaron los filtros en los aires acondicionados de todos los cines. El domingo nos quedamos    hasta tarde dejando todo listo para abrir”, dijo  Manosalvas.

“Creo que es necesario para reactivar la economía del país y también para desestresarse, porque estábamos encerrados prácticamente”, comentó Alexander Granados, quien acudió al lugar con su novia.

No obstante, también hubo ciudadanos que observaron el movimiento con poco agrado, como Luis Lomas, quien mientras esperaba en una cola para ingresar al banco, señaló que aún la población no está preparada para acudir a ciertos lugares.

En respuesta a ello,  el gerente general de Supercines, Marcel Morán asegura que en cuestiones  de seguridad van un paso adelante.

“Estamos listos para atenderlos, los estamos esperando, tenemos tecnología de punta y procesos de primera para garantizar su seguridad”.

Cambios en el servicio
La entrada al cine ahora cuenta con postes separadores con una sola entrada y otra para una única salida. Ahí desinfectan las manos, los calzados y toman la temperatura. En caso de no contar con mascarilla no se ingresa.

En caso de comprar comida en el bar, existe una caja para el pago en efectivo  y si es con tarjeta, el datafast estará del lado del cliente, para que realice la transacción. La entrega de los productos se hace en otra caja distante a las de los pagos.

No existe el autoservicio para los hotdogs; ahora se entregan las salsas en sobres separados, los alimentos en recipientes cerrados  y adicionalmente un pañito húmedo, también en sobre, como aporte a la limpieza.

El pasillo que lleva a las salas se dividió en dos caminos: uno de ida y otro de  retorno. Lo mismo sucede en las salas para acceder a las butacas.

Cada ciudadano debe sentarse con dos sillas de distancia del otro visitante,  tanto  adelante, atrás, a la izquierda y a la derecha, excepto cuando acuden en grupos de cuatro personas que también  deben guardar la distancia impuesta.

En los baños también se ha limitado el acceso y se marcó la señalética en el piso para evitar la aglomeración. En las bancas del lugar se marcaron los lugares en los que la gente se puede sentar. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Cuentos de Cartón

#CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar

Medios Públicos EP