Las viviendas de barro entran a debate en la Unesco por su precio

18 de diciembre de 2012 - 00:00

La conservación de la arquitectura del barro, amenazada por los movimientos sísmicos y por la globalización que impone otros materiales menos perecederos, es el asunto central de un debate abierto ayer en la Unesco.

Varias decenas de expertos están reunidos en París para tratar de avanzar estrategias conjuntas de salvaguarda de este tipo particular de arquitectura que refleja una evolución cultural en peligro de desaparición.

“La tierra, el barro, es el primer material que todas las culturas utilizaron para levantar los primeros edificios y fue utilizado durante muchos años. Su uso precisaba de menos energía que el empleo de otros materiales”, afirmó la gestora de Santa Ana de los Cuatro Ríos, mejor conocida como Cuenca, María de Lourdes Abad Rodas.

A lo largo de seis mesas redondas repartidas en dos jornadas, los expertos tratarán de determinar los principales problemas ligados a la conservación de la arquitectura de barro, así como los retos a los que está confrontada. Abad Rodas participó en el primero de los debates, titulado “Estudios de casos de ciudades inscritas en la lista del patrimonio mundial”.

Junto a Cuenca, hubo testimonios de la ciudad india de Velha Goa, de la marroquí de Ksar de Ait-Ben-Haddou, la malí de Djenné o la argelina de Dir’iyah. “En la actualidad solo queda arquitectura de este tipo en las áreas más pobres del planeta, lo que hace más importante y urgente su conservación”, señaló Abad.

El representante del Ministerio de Cultura de El Salvador, Roberto Gallardo, presentó el sitio arqueológico de Cerén durante la segunda de las mesas redondas, dedicada a las excavaciones.

En la de paisajes culturales participa la experta del café de Colombia Beatriz Ramírez.
Julio Vargas-Neumann, de la Universidad Católica de Perú y experto en el sitio de Chavín de Huántar, intervendrá mañana en la mesa redonda destinada a los riesgos naturales a los que se enfrentan las construcciones de barro.

Un debate sobre la exposición de estos sitios a los conflictos bélicos y otro destinado a repasar la herencia del arquitecto egipcio Hassan Fathy, pionero en el uso del adobe, completan el programa, elaborado conjuntamente con el Centro Internacional para la Arquitectura de Tierra. La sede de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en París, escenario del coloquio, también albergará una exposición fotográfica sobre diferentes lugares construidos en barro y que son patrimonio de la humanidad.

En Cuenca, como en otras ciudades del país,  las viviendas rurales de vieja data fueron erigidas con barro por su bajo costo y por su fácil manipulación. En principio se usaba una especie de caña que era revestida con una mezcla de barro para levantar las paredes. Se hacían unos bloques rectangulares, por lo general a mano, que, si eran hechos en la Costa, eran aglutinados con cáscaras de huevo o conchas; en la Sierra, en cambio, con paja. Su apariencia era café oscura y su acabado rústico, deforme.

Con el tiempo esta técnica fue modificándose hasta lograr una apariencia cercana a las viviendas hechas con cemento armado. Las casas de este material, llamado también de adobe, eran combinadas con techos de teja y escaleras y balcones de madera torneada. Sus paredes alcanzaban cierto grado de lisura que era posible pintarlas del color que al propietario se le antojara.

El Ministerio Coordinador de Patrimonio Natural y Cultural tiene varios proyectos en los que apuntalan el mantenimiento, registro y restauración de estas viviendas que, en algunos casos, están abandonadas o están en riego de caer. Entre los programas que  evitan el deterioro o destrucción de dichas viviendas están SOS Patrimonio o el de Rehabilitación de inmuebles privados.

En cuanto al costo de estas edificaciones, varias empresas constructoras promueven el uso del adobe para la erección de nuevas viviendas. Incluso se promocionan destacando que su uso disminuye la inversión en un 40% con relación a una erigida con cemento o ladrillo.

“Las casas de adobe tienen unas excelentes propiedades acústicas y térmicas, lo que las hace ideales para climas severos y grandes variaciones de temperatura”, mencionó  entre las ventajas el arquitecto Jorge Echeverría, en la página virtual casasdeadobe.com.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: