Ecuador, 20 de Abril de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Berlusconi es el man…

Berlusconi es el man…
10 de abril de 2011 - 00:00

Me encanta el Berlusconi. Ese es mi hombre. Mejor dicho, mi héroe. Si yo fuera chica y tuviera 15 años ni lo pensaría. Me lanzo al cuello. Pero ya no estoy en edad para él. Y además no soy chica. Pero no hay duda de que el Berlusconi es lo que necesitamos. Ojalá venga y se nacionalice. De una le damos. La cédula, digo. O le invitamos a dar unas clases de Economía en la San Pancho o en la Espíritu Santo. Él sí sabe. Y no como el Mauricio que apenitas. Y hasta más que Rafael que estudia bien al Mauricio para luego ir al contrario. Y ahí es cuando achunta.

Pero el man es Berlusconi. Acaba de vender el Circo Romano. Ese donde los leones destripaban cristianos y el Charlton Heston hacía carreras de cuadrigas, unos autos de dos ruedas que en lugar de motor de 4 tiempos tenían 4 caballos al tiempo. Y eran de un solo pasajero. A lo sumo dos con alguna Esther, pero lo dudo porque en esos días las chicas no se andaban subiendo a los autos.

Les decía que el Berlusconi le vendió el Circo Romano a Diego Della Valle, empresario de zapatos. Mejor dicho, le alquiló por 15 años para que lo explote: taparán los muros ruinosos con afiches de zapatos Tod’s. Y en la arena, todavía húmeda y rojiza, pondrán miles de zapatos para que los cristianos, perdón, los clientes se los prueben y escojan la talla. Ese Berlusconi tiene talla. No mucha, en verdad, porque es algo retaco, pero tiene unos… que ya quisieran nuestros privatizadores. El Mauricio y la Peinadita mueren de la envidia.

Les diré que resultó mejor privatizador que el Constantino y su mamacita Helena. Ella encontró la cruz en que murió Cristo. En 300 años no la habían vuelto leña y estaba por ahí. Y convenció al Constantino para que la privatizaran y montaran un negocito y, en los ratos libres, unificara el Cristianismo que andaba a la greña con docenas de sectas y de profetas y de apóstoles y de publicistas. Hasta el Paquito Salazar andaba por ahí ofreciéndose como embajador en Roma, y el Jaime Durán encuestando. Pero el Jaime suspendió para organizarle la campaña a Helena y echar a andar el negocio: vender astillas de la cruz como reliquias. Qué les dijera: el Berlusconi no lo habría hecho mejor. En pocos siglos se llenaron de sestercios (así se llamaba el dólar en esos días, creo). Cuando apareció el Lutero y echó a perder el negocio, llevaban vendidas como cinco mil cruces. Y todavía quedan.

Pero el Berlusconi es mejor. Yo pensé que había hecho negocio con la Camorra o con la Maffia o con la Cosa Nostra o con el Banco del Vaticano. Uno se confunde con todas esas instituciones tan respetables. Pero no. Fue con el zapatero. Que no los hace sino que los vende. Los zapatos. Y ahora los colgará de los colgatijos del Circo. Donde pendían las cabezas, creo. O los pondrá para tapar los huecos que ha dejado el tiempo, que todo lo jode.

El Berlusconi tiene que venir de profe. O de asesor. Si le enviamos la invitación con una quinceañera aprendiz de En Corto, capaz que viene. Y nos ayuda a vender, alquilar o privatizar algunas cosas inútiles. Primero, la Virgen de El Panecillo para que, en lugar de estar ahí parada mirando a la ex 24 de Mayo, le colguemos una pancarta donde el Barrera exponga su colección de baches y anuncie una subasta de basuras. En la calle. Luego, el Malecón 2000 para que produzca y no sea solo paseadero de pelucones. Aunque creo que el Malecón 2000 nació privatizado. Por eso no entra todo el mundo. Ta de que cobren la entrada. Y las Galápagos. Si cogemos las focas, los lobos marinos, los albatros y los piqueros y los enviamos a… a donde sea, podemos alquilarlas al Inter o al Marriot para unos hotelazos 7 estrellas. Y en los volcanes de Isabela instalamos unas barbacoas gigantes para asar el resto de bichos que se nos hayan escapado. Y así se salvan del Idrobo.

Hay otras reliquias que podemos explotar. Por ejemplo el Hurtado. Es poco productivo con lo que es muy “libresco”, pero de algo ha de servir. Y quedan las dos reliquias de la difunta Izquierda Democrática, el Borja y el Baca. Pero con lo que ya no ejercen, mejor se queden reliquias. Así lucen más. Y estorban menos…
Este Berlusconi es lo qu’ihay como privatizador. Ni el Mauricio…

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media