Una serie de enemistad tras cámaras

- 06 de junio de 2018 - 00:00

Al terminar el programa, las cuatro actrices participaron en películas, diseño de modas, activismo y política.

¿Quién creería que la amistad que profesaron las protagonistas en la serie no fue igual en la vida real? Fue la noticia que salió a la luz en 2009, en el New York Post, un año después de estrenada la primera parte de la película Sex & The City.

Por un libro no publicado de Clifford Streit, el sujeto que inspiró el personaje de Stanford Blatch en la serie, se supo que las tensiones en el set de grabación se habrían originado cuando Sarah Jessica Parker vio amenazado su protagonismo al ver a Kim Cattrall como “una ladrona de escenas”.

Aunque la reseña se escribió en buen sentido, Streit dijo que Parker quería ser el centro de atención, al punto de influenciar en Kristin Davis y Ciynthia Nixon para que no compartieran actividades de rodaje con Cattrall.

Cuando llegó la oportunidad de hacer una tercera película de la serie, Cattrall aplicó las mismas trabas que puso para grabar la primera y segunda cinta. Según el portal Daily Mail, una de sus exigencias fue que la apoyaran con otros proyectos como requisito para seguir con la franquicia, mientras que diferentes medios la calificaron de “ambiciosa y codiciosa diva” por exigir cantidades millonarias para volver a rodar.

“Desde hace un año estoy diciendo que no me interesa participar. No hice ninguna oferta de dinero ni planteé cláusulas para un contrato”, dijo a este medio para aclarar su postura.

La bofetada final sucedió en 2017, cuando Parker le ofreció a Catrall sus condolencias por la muerte de su hermano: “No necesito tu cariño o tu apoyo en este trágico momento, @sarahjeessicaparker”, le contestó la intérprete de Samantha Jones, develando el quiebre definitivo de la relación.

Fue entonces cuando la protagonista de Carrie dijo que la película no tendría continuidad: “Se acabó, no la haremos (...) teníamos este guion hermoso, divertido, desgarrador, alegre”.

Cada una tomó un rumbo distinto
Después del éxito que Sarah Jessica Parker tuvo como productora y actriz de Sex & The City, participó en films como La joya de la familia (2005) o ¿Qué fue de los Morgan? (2009) hasta regresar al protagonismo en la serie Divorce, que también produjo, sobre una infiel esposa que decide rehacer su vida. Casada con Matthew Broderick desde hace 20 años, es madre de tres hijos. Actualmente es calificada como un ícono en la moda, pues desde 2014 creó su propia marca denominada SJP, estrenándose con una colección de zapatos y este año debutó como diseñadora de prendas de novias.

Kim Cattrall también interpretó otros papeles para producciones como The Simpsons (2004-2009), El escritor oculto (2010) y Producing Parker (2011). En 2016 protagonizó la serie Sensitive Skin, de la que además fue su productora ejecutiva, en el rol de una mujer cercana a los 60 años que empieza a tener una crisis existencial. Este año se prepara para actuar en  el remake español Tell me a story, serie que emitió Antena 3 en 2014 y ahora la grabará para CBS.

Kristin Davis no se quedó atrás. Además de participar en  producciones como Solo para parejas (2009) y la serie Miss Spider’s Sunny Patch Friends (2004-2009), tuvo una similitud con el perfil de su personaje Charlotte porque la adopción también fue su interés como madre soltera, hasta conseguirlo en 2011. Este año espera su segundo hijo adoptado.

El caso de Cynthia Nixon rompe un poco el esquema de sus colegas, pues a más de actuar en series como The Big (2010-2011) o Hannibal (2014), entró a la carrera política como candidata demócrata a gobernadora del Estado de Nueva York, en Estados Unidos. Casada desde 2012 con Christine Marinoni, el activismo que ejerció en pro de la educación fue su bandera.

Pese a su fuerte campaña rumbo a los comicios de noviembre, hace dos semanas tuvo solo el 5% de respaldo frente al 95% que alcanzó su contrincante Andrew Cuomo. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: