Este año no se realizó el evento en la ciudad, el cabildo se mantiene en suspender su auspicio

La realización de la Feria del Libro de Guayaquil está en espera (Infografía)

- 05 de diciembre de 2014 - 00:00

Este año no se realizó el evento en la ciudad, el cabildo se mantiene en suspender su auspicio

Este año Guayaquil no tuvo Feria del Libro. Luego de tener dos ofertas heterogéneas hasta 2012 no se realizó ni la que se inició en 2006 con Expolibro y el auspicio del Municipio de Guayaquil, ni la del Ministerio de Cultura y Patrimonio, que se trabaja desde 2010.

Melvin Hoyos, director de Cultura de la Municipalidad, asegura que por el momento no volverán a organizar una “porque el Ministerio saboteó nuestra feria, y si la volvemos a hacer, la volverán a sabotear”.

Según Daniela Fuentes, subsecretaria de emprendimientos culturales de la cartera de Estado, se postergó para el próximo año por el cambio de ministro de Cultura. La segunda razón sería, según explicó Fuentes, el estudio de mercado que se trabajó para planificarla.

Este se llamó Qué lee Guayaquil de la empresas Ipsos Consultores. “Arrojó que la gente de esa ciudad quiere una feria totalmente distinta a la que la Feria del Ministerio de Cultura y patrimonio estaba promoviendo. Quieren una feria que no sea Feria de libro, quieren una que sea de cultura, donde haya mucha diversión. La cultura no se hace a piedrazos sino que se hace a través de estrategias y tenemos que ser inteligentes para eso”, dijo Fuentes.

A esto, Fuentes agregó que “dado que Guayaquil espera otras cosas, también tenemos que esperar para satisfacer esa demanda. Esperemos que la Feria en esa ciudad sea en julio del año próximo".

El estudio ‘Qué lee Guayaquil’, que menciona la funcionaria y al que tuvo acceso este diario permite destacar los hábitos de lectura que hay en Guayaquil. La empresa Ipsos trabajó con grupos focales de niños de 9 a 11 años, adolescentes de 13 a 18, adultos jóvenes de 19 a 25 y adultos de 26 a 45. Todos tienen un nivel socioeconómico “medio típico”. Además se realizaron entrevistas a profesionales editoriales, bibliotecarios, librerías y profesores de literatura; así como a cinco habitantes de la ciudad.

Los participantes, según el estudio, perciben que leen menos de lo que deberían, lo que genera un “nivel de vergüenza” que se incrementa conforme la edad, siendo menor en niños y más notorio en adultos.

Además, proponen que para que la gente lea más debería haber vendedores que conozcan su oferta y la promocionen. A lo que agregan como fundamental que haya libros de menor costo ¿No pasa eso en las Ferias del Libro que se realizaban en Guayaquil?

Según el estudio de Ipsos, el título que más leen los niños y jóvenes mujers es ‘Bajo la misma estrella’, mientras que en la preferencia de los adolescentes están los libros fantásticos como Harry Potter. Entre las mujeres y hombres adultos la preferencia va por los libros motivacionales y religiosos, con lo que se encuentra en primer lugar la Biblia y los libros de Paulo Coelho.

Estos datos no son sinónimo de un desinterés por otros autores. Durante las primeras ferias del libro que se desarrollaron en Guayaquil con un máximo de 200 mil asistente se recibieron escritores como Santiago Roncagliolo, Andrés Neuman, Jorge Franco.

Marcela Holguín, uno de los miembros organizadores de la Expolibro-Feria Internacional del Libro en Ecuador y que incluso trabajó en la organización de la primera que tuvo el Ministerio de Cultura en la ciudad, explica que los volúmenes de ventas eran muy buenos. “Si eran solo libros de autoayuda no creo que haya sido tanta la venta. Creo que Guayaquil demostró que realmente la lectura le interesaba”, comentó Holguín.

Esto lo pueden constatar editoriales como Rayuela, la Casa Morada e incluso las editoriales que asistían, pues a pesar de no tener en oferta los libros más leídos, según el estudio, registraron buenas cifras de venta,no obstante en los dos últimos años descendió la venta.

Según datos entregados por Jaime Rull, Presidente de Expolibro-Feria Internacional del Libro en Ecuador, el 29,06% de libros que se vendieron en la última realización de este evento en 2012 eran sobre temas de educación y cultura, ocupando el mayor porcentaje de ventas junto a temáticas generales con el 29.97%.

Los libros religiosos se vendieron en un 9. 22%, 8.18% fueron de cuentos y novelas, 7.19% sobre temáticas especializadas, 6.96% de literatura y solo el 3.15% y 2.84% de libros sobre santería y autoayuda, respectivamente. 

El apogeo inicial que tiene la FIL de Guayaquil según Holguín, en la variedad de escritores ecuatorianos y extranjeros conocidos: “no solo buscábamos escritores que agradaran a un solo grupo de seudointelectuales. Había música, obras de teatro. Teníamos una visión no ‘marketera’, pero sí más abierta para que la gente pudiera comprar, entretenerse y aproximarse a las distintas ofertas de las librerías”.

Al preguntarle a Daniela Fuentes, si este modelo que se implementaba en Guayaquil sin funcionar sí tiene acogida en la capital, contestó que “En Quito hay 100 mil visitantes, pero las editoriales están allá y no significa una inversión o gasto trasladarse de la ciudad. Un error del Ministerio era juntar octubre y noviembre las dos ferias del libro, entonces las editoriales se veían ahogadas con dos ferias del libro y no querían participar en Guayaquil”.

Fuentes explicó que actualmente se trabajaría en la Feria del Libro de la Cartera de Estado con un comité que pueda definir un modelo acorde a la ciudad.

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: