La ciudad que contiene a todas las ciudades

27 de enero de 2013 - 00:00

Un libro de poesía tiene la obligación de escarbar en el vacío de la existencia y allí, donde no hay posibilidad para la fijeza, dejarnos momentos encendidos por la palabra sostenida sobre sí misma.

Cumple, el poema, si encierra dentro de su cosmos el recorrido de lo fugaz (la imagen en la cámara del Yo) a través de una existencia individual y múltiple. El mismo mar de todas las Habanas de Marcelo Báez posee la mágica fortaleza de lo que se escapa mientras es nombrado.

Marcelo ubica este poemario dentro del lugar más cosmopolita del mundo: su biblioteca; y allí, detrás del enorme elefante de Lezama Lima, organiza un discurso poético que viaja de lo contemplativo, cotidiano y experiencial, hacia la elaboración de versos de una hondura y una fijeza maravillosas como pequeñas esculturas detenidas a ras del agua: El mundo en ti/ Es como agua en el agua/ Y no deja de fluir.

Los poemas de este libro se ubican en un mosaico de visiones sobre La Habana y la figura del gran poeta barroco, en versos dialogantes, finos y de una vivacidad precisa que terminan construyendo la salud del lenguaje en el diálogo nítido con su lector elector.

Marcelo apuesta por hacer un libro que no renuncie al contacto con sus propias imágenes, ni le dé la espalda al origen transitorio con el que fue escrito, pues la sustancia de lo narrado es lo anecdótico de un viajero inmóvil. Lo anecdótico que es, en definitiva, lo único real que no podrán arrebatarnos nunca, pues zarpa hacia el territorio de la memoria.

Conviértete en el lugar común que ansías ser/ Sólo así podré visitarte, dice la voz, pero sobre quién recorrerá a quién, si la ciudad al autor, o el lector elector al autor, se difumina en giros y abrazos constantes de página a página.

Este libro sobre una ciudad, que es la ciudad y Marcelo recorriéndose una vez más por sus cómplices laberintos (el hogar, el cine, los libros, el arte, el amor, la poesía, la amistad y las obsesiones con los héroes al fondo del espejo de otros libros), contiene a todos los libros, así como La Habana contiene a Guayaquil y a todas las ciudades de las que habla este libro con cara a un futuro lleno de poesía transparente.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: