Un hombre lo acusó de haber hecho declaraciones blasfemas durante una discusión en una cafetería

El poeta palestino Ashraf Fayadh enfrenta una pena de muerte por renunciar al islam

- 27 de noviembre de 2015 - 00:00
En su mensaje de agradecimiento por la campaña, Fayadh (d) declaró sentirse sorprendido por la sentencia. Tomado de theguardian.com

Un hombre lo acusó de haber hecho declaraciones blasfemas durante una discusión en una cafetería

Un grupo de importantes personalidades de la cultura, junto a varios grupos defensores de derechos humanos y civiles, pidieron por la liberación inmediata del poeta y artista palestino Ashraf Fayadh, de 35 años, quien enfrenta la pena de muerte en Arabia Saudita por supuestamente haber renunciado al islam.

Chris Dercon, director del museo londinense Tate Modern, la poetisa británica Carol Ann Duffy, el historiador inglés Simon Schama, el dramaturgo David Hare y el novelista egipcio Ahdaf Soueif fueron algunos de los que se sumaron a la campaña para pedir la anulación inmediata de la pena de muerte a Fayadh, impuesta la semana pasada por una corte saudita.

Cerca de una veintena de organizaciones, artistas, escritores y músicos de varios países del mundo, incluidos el Índice contra la Censura, PEN Internacional y la Asociación Internacional de Críticos de Arte, firmaron la solicitud condenando la sentencia a Fayadh por supuestamente renunciar al islam, cargo que él mismo niega.

La solicitud, que será entregada oficialmente este viernes a las autoridades de la embajada de Arabia Saudita en Londres, indica: “Creemos que los cargos contra él deberían haber sido retirados por completo, y estamos horrorizados de que Fayadh haya sido en cambio sentenciado a muerte por apostasía, simplemente por ejercitar su derecho de libertad de expresión y libertad de creencia religiosa”.

Por su parte, el grupo Amnistía Internacional (AI) lanzó una campaña urgente para lograr la liberación de Fayadh, quien denunció, entre otras cosas, la falta de representación legal como una clara violación a las leyes internacionales y sauditas.

Para Schama, historiador y presentador de la BBC, “cualquier persona con conciencia debería denunciar la sentencia y condenar a los responsables de dicho dictamen de inhumanos”.

En tanto, el dramaturgo Hare pidió al embajador saudita en el Reino Unido, el príncipe Mohammed bin Nawaf bin Abdulaziz, que se sume “a la ahora condena universal por la arbitraria sentencia de muerte al poeta palestino Ashraf Fayadh”.

Mona Eltahawy, premiada periodista y comentarista de temas árabes y musulmanes, calificó la sentencia contra el poeta como “una aberrante violación de la libertad de credo que, como musulmana, defiendo y apoyo inequívocamente”. Y agregó: “Es hora de que hagamos responsable a Arabia Saudita por sus espantosas violaciones de derechos humanos”.

En su mensaje de agradecimiento por la campaña para su liberación, Fayadh declaró sentirse sorprendido por la sentencia.

“Estoy con buena salud. Me cuesta seguir todo lo que me está pasando. La gente debería saber que no estoy en contra de todos aquí, soy un artista y busco mi libertad”.

Fayadh, quien coorganizó una exposición como parte de la Bienal de Venecia en 2013, había sido sentenciado originalmente en mayo de 2014 a cuatro años en prisión y a 800 latigazos por el delito de apostasía por una corte general en Abha, una ciudad al sudoeste del ultraconservador reinado.

El poeta negó los cargos en su contra, que surgieron supuestamente de uno de sus libros de poemas y de una denuncia de un hombre que lo acusó de haber hecho declaraciones blasfemas durante una discusión en una cafetería de esa ciudad.

Pero luego de que su apelación fuera desestimada, Fayadh, que además es un miembro clave del grupo artístico anglosaudita Edge of Arabia, fue juzgado nuevamente por un panel de jueces, que la semana pasada dictaminó que deberá ser ejecutado. El poeta tiene ahora 30 días para apelar la sentencia.

El director de la Tate Modern, Dercon, quien conoció personalmente a Fayadh durante un viaje a Arabia Saudita hace dos años, dijo que el artista es víctima de las luchas de poder entre reformistas, pragmatistas y ultraconservadores en el Estado del Golfo.

Dercon elogió la exposición que Fayadh organizó en Jeddah en 2013, ‘Mostly Visible’ (Mayormente visible), al considerarla “increíblemente valiente”.

“Ashraf es una persona que dice lo que piensa y que no tiene miedo. La exposición que organizó fue muy valiente”, subrayó el directivo de la Tate.

Dercon también disputó las acusaciones contra Fayadh acerca de que mantenía relaciones ilícitas con mujeres y que poseía imágenes de ellas en su teléfono celular. El director de la Tate dijo que las mujeres en cuestión eran artistas incluidas en la exposición de Jeddah. “Ellas fueron fotografiadas por mí, junto a Ahmed (Mater) y Ashraf”.

Para el sultán Sooud al-Qassemi, conocido comentarista de temas árabes y creador de la Fundación de Arte Barjeel en los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita ha invertido mucho en el área de la cultura, y debería revocar la condena contra Fayadh.

“Semejante sentencia de muerte, aborrecible contra un artista y miembro de la comunidad cultural, es un paso irreconciliable con las ambiciones culturales del Gobierno saudita. Espero que las autoridades sauditas intervengan para salvar la vida de este joven poeta”, concluyó el sultán Al-Qassemi. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: