Mendoza y Padura hacen ciudades con la palabra

- 14 de junio de 2018 - 00:00
Ambos participaron en la primera sesión del V Congreso Internacional de Arquitectura y Sociedad que se inauguró en Pamplona (norte de España).
Fuente: UCM

Dos escritores, el español Eduardo Mendoza, Premio Cervantes 2016, y el cubano Leonardo Padura, Premio Princesa de Asturias de las Letras en 2015, valoraron ayer la ciudad como espacio de libertad, relativa para el primero y literaria para el segundo, quien construye urbes “con la palabra”.

Ambos participaron en la primera sesión del V Congreso Internacional de Arquitectura y Sociedad que se inauguró ayer en Pamplona (norte de España), en un primer panel bajo el título “La ciudad nos hace libres”.

En declaraciones públicas, Padura explicó su presencia como “intruso” en un congreso de arquitectura, aunque justificada porque “en la literatura, en la novela, se construyen ciudades”, no con elementos materiales y piedras, sino “con la palabra”.

“La palabra nos permite tocar un elemento muy importante de la ciudad, su alma, que no solamente la componen los edificios, sino sobre todo las personas que habitan las ciudades”, advirtió el autor cubano.

Para él, la ciudad es “un espacio cultural y de identidad. Por eso cada ciudad que logra tener alma, y no todas la tienen, expresa la forma de ser, una personalidad, que tiene que ver con lo regional, lo nacional, incluso, a veces,  con una mezcla étnica”, como es el caso de La Habana. Así, reconoció que como escritor, él ha asumido La Habana “apropiándome de ella”.

Por su parte, el español Eduardo Mendoza aseguró que “la ciudad nos hace libres... hasta cierto punto, pero seguramente sí lo hace más que la aldea”, en un concepto en el que la arquitectura “influye de una manera decisiva”, aunque no quiso hacer generalizaciones.

Así, “hay ciudades y ciudades, hay personas y personas, hay etapas de la vida... no es lo mismo la ciudad en la infancia que en la madurez o en la ancianidad. Dependen de las condiciones particulares de cada uno”, precisó.

“Una ciudad siempre tiene agujeros donde esconderse”, aseguró el escritor español, que señaló que su papel en el congreso no es aportar reflexiones antes quienes saben “mucho más” que él, sino ofrecer opiniones personales “e incluso repartir perplejidades, dudas y relativismo, es lo que debemos hacer los escritores”. (I) et

 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: