Una cena engancha la compra de un plan para hacer viajes

- 14 de septiembre de 2019 - 00:00
Foto: Archivo / El Telégrafo

Es lunes y por el transitado Boulevard 9 de Octubre de Guayaquil pasean varias familias o personas que salieron a hacer algún trámite. Todos pasan por una zona en la que se concentran locales de ropa y son abordados por un grupo de jóvenes que los motivan a participar en juegos con los que podrán llevarse premios.

Uno de ellos, que viste una camisa hawaiana y pantalón corto, convence a una transeúnte. Le entrega un globo y pide que lo explote. En su interior hay un papelito que dice “Te ganaste una cena”.  Desconfiada, la mujer de 30 años pregunta: ¿Me la están regalando? ¿Cómo así? Sin embargo accede a los ruegos del joven, que señala que su ayuda le permitirá a él legalizarse en el país y es guiada hasta un chifa. Sube al segundo piso. Allí ve cómo en varias mesas hay familias y mujeres solas que conversan con otros chicos que visten algo formal.

Ya en el lugar toma asiento y un hombre de contextura gruesa la aborda. Le hace algunas interrogantes, entre ellas qué tarjetas de crédito usa y cuáles hoy lleva a la mano. Luego de que la fémina enseña el plástico le preguntan qué se va a servir. Ella pide un chaulafán y una gaseosa. Mientras se lleva una cucharada a la boca, otro joven que llega a la mesa se presenta y vuelve a hacer más preguntas.

¿Le gusta viajar? ¿Qué país le gustaría conocer? ¿Qué le parecería tener grandes descuentos de hasta el 20% en cada viaje y que sus familiares tengan los mismos beneficios? Después le muestran un catálogo en el que hay desde viajes a Disney, cruceros, seguros, alquiler de carros, asesoría para la obtención de visas y más. Ella, que aún mastica los alimentos que se sirvió, solo asiente con la cabeza. Luego hace las consultas: ¿Cómo funciona esto? ¿Cuál es el costo que tiene?

El portafolio es una modalidad para vender planes de viajes que se pagan en cuotas superiores a $ 300 por 48 meses. Después de casi dos horas y media de explicaciones, la mujer pasa su tarjeta sobre la máquina y adquiere una deuda de cuatro años. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: