Estamos con miedo

- 16 de julio de 2019 - 00:00

En el peor video de la historia están unas damas departiendo en la celebración de un cumpleaños. Mientras juegan naipe, se pasean los bocaditos y el jolgorio. Risas van y  vienen. Son amigas de años y milenios. Celebrando la amistad, que nació en aulas escolares y entre las piedras del camino.

La tarde corre libre y las palabras envueltas en pasteles y cafés saltan de alegría al acompañar a estas damas respetables mientras intenta llover sobre Guayaquil. No cae la lluvia. No cae agua de aguacero sino lágrimas de impotencia y ruindad.

En el video cruel, de pronto, como cocodrilos saliendo a almorzar a la playa; aparece una manada de salvajes delincuentes que traen la violencia. Que quitan la paz del festejo para entrar a festejar el mal. Los malos con armas. Los malos con violencia para intimidar a unas damas indefensas, que pueden ser nuestras madres, tías, esposas, abuelas. Todas son víctimas.

Los delincuentes, sin ningún tipo de piedad o quizás respeto, caen como avalancha sobre ellas y les roban sus tesoros que han desempolvado para el festejo. Ahora festejo de ladrones, asesinos de la paz y merecedores de nuestro desprecio, y de nuestro pedido: a esa basura hay que exterminar.

Me conmovió este nuevo ataque del hampa. Me recordó al tristísimo video del ciudadano taxista en Ambato que, conversando con su asesino, fue atacado por su criminal a puñaladas hasta llevarlo a la muerte. En ese caso fue ver la vida y la muerte, presentes en ese fatal instante. Me recordó también a la mujer asesinada en Ibarra ante la mirada de policías y transeúntes. Nadie hace nada. Me siento desolado ante la fuerza de la violencia delictiva.

Policía y Gobierno: ayúdennos. Estamos con miedo y ante el temor se va la vida. ¿Qué hacer ante la violencia que viene y que se ha quedado en la luz y la sombra? ¿Cómo detener esta violencia? ¿A quién le toca defendernos? Acaso al aire del nogal rogarle por seguridad  ciudadana. ¿Quizás a los delincuentes que presos se matan entre ellos ante la presencia de policías, guías, militares?

Ahora en el país hay líos y demencia por todos lados. Son los tiempos del mal. El mal es la falta de autoridad. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: