El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.27/Nov/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Cristian Bravo Gallardo

Viejas pugnas

23 de octubre de 2021 00:11

Desde su nacimiento oficial en 1995, Pachakutik ha tenido una presencia importante en la política nacional. Durante el convulso gobierno de Abdalá Bucaram, Pachakutik y el movimiento indígena participaron en varias movilizaciones nacionales que incidieron en la caída de Bucaram. Más adelante, esta organización fue protagonistas también en la caída de los presidentes Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez.

Años más tarde, ya en la presidencia de Rafael Correa, la relación de esta organización con aquel gobierno se fragmentó rápidamente. A un año y medio de que Correa asumiera el poder, buena parte del sector indígena rechazó la actuación del gobierno durante la protesta en Dayuma, donde la prefecta de Orellana, Guadalupe Llori, hoy presidenta de la Asamblea, fue detenida y acusada de sabotaje y terrorismo.

Para las elecciones de 2009, Alianza País, mantuvo la cercanía con Pachakutik, lo cual generó divisiones al interior del movimiento, marcadas por quienes buscaban distanciarse de Correa y quienes se mantuvieron como sus aliados. Los temas que provocaron dicho distanciamiento, estuvieron relacionados a la explotación petrolera en zonas biodiversas y la protesta social. En 2016, la división en era evidente. Había una tendencia afín al correísmo, otra dispuesta incluso a pactar con partidos de derecha y una tercera que buscaba unirse a organizaciones de izquierda que estuvieran alejadas del oficialismo. Pachakutik no presentó candidato propio en las elecciones del 2017 y apoyaron la candidatura de Paco Moncayo, quien se postuló por la Izquierda Democrática.

Durante el gobierno de Lenín Moreno, el movimiento indígena condicionó su apoyo a cambio de indultos y amnistías para líderes criminalizados por el régimen anterior. Sin embargo, en octubre de 2019, estalló el paro indígena que fue respaldado por Pachakutik y que amenazó la estabilidad del gobierno. Su reclamo en esta ocasión estaba motivado por la liberación de los subsidios a los combustibles. Las protestas causaron graves violaciones a los derechos humanos, además de la pérdida de vidas humanas por el duro enfrentamiento entre ciudadanos y las fuerzas de orden.

En las elecciones de 2021, Pachakutik presentó como precandidato al ex prefecto del Azuay, Yaku Pérez. Su candidatura revivió la fragmentación al interior de la organización. Además de Pérez, eran precandidatos, Leonidas Iza y Jaime Vargas, quienes declinaron su candidatura cuestionando los procedimientos internos.

En la actualidad, los conflictos al interior de esta organización se mantienen y se han hecho públicos en los últimos días por declaraciones de sus integrantes. Los diálogos con el Gobierno previo al envío de la reforma tributaria y las negociaciones con la Izquierda Democrática han desatado nuevas diferencias en el movimiento.

Varios de sus integrantes han señalado que esta organización política, tiene como característica la diversidad interna en donde no existen dueños y que esa diversidad permite que las resoluciones dentro del partido sean colectivas. Sin embargo, otro grupo de asambleístas ha mostrado su desacuerdo con esa línea y se critica todo tipo de conversaciones con el Gobierno hasta que no exista una resolución sobre el precio de los combustibles.

Las pugnas permanentes que se han dado y se siguen dando al interior de Pachakutik, hacen que un diálogo sólido, pensando en el futuro del país, sea una mera expectativa.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado