Universidad o las “ideas vivas”

- 30 de octubre de 2019 - 00:00

José Ortega y Gasset escribió dos magníficas obras: “La rebelión de las masas” y “Misión de la universidad”. En esta oportunidad recordaremos la segunda, a propósito de recuperar la voz de las universidades en este mundo convulso e incierto.

Las palabras de Ortega y Gasset son elocuentes: “Por contentarse por imitar y eludir el imperativo de pensar o repensar por sí mismo las cuestiones, nuestros profesores viven en todo con un espíritu quince o veinte años retrasado, aunque el detalle de sus ciencias estén al día”.

“Las instituciones de educación superior tienen el deber de formar a los profesionales que necesita una nación, pero además de universalizar el conocimiento y cultivar la ciencia misma, deberíamos, como universidad, investigar, enseñar a investigar y educar a los futuros profesionales a buscar el conocimiento. La enseñanza superior consiste, pues, en profesionalismo e investigación”.

Y propone: “la universidad debería también ser promotora de la cultura, del pensamiento crítico, para lo cual se necesita auxiliarse de la enseñanza de la filosofía y de la historia, porque la cultura es el sistema vital de las ideas en cada tiempo”. Plantea que la modernidad ha creado bárbaros-instruidos: “Este nuevo bárbaro es principalmente el profesional más sabio que nunca, pero más inculto también…”

Reconoce que la sociedad necesita buenos profesionales: jueces, médicos, ingenieros…, pero no es suficiente: “Por eso es ineludible crear de nuevo en la universidad la enseñanza de la cultura o sistema de las ideas vivas que el tiempo posee… Esa es la tarea universitaria radical. Eso tiene que ser, antes que ninguna otra cosa, la universidad”.

Sí: la universidad es -debe ser- un sistema de “ideas vivas” o no es universidad. Es tiempo que la universidad ecuatoriana despierte de su letargo y exponga su palabra. Recordemos a Alfredo Pérez Guerrero, Juan Isaac Lovato y Hernán Malo González que fueron tribunos del civismo, la democracia y el compromiso no solo con la razón, sino con el dolor de sus semejantes. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: