El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.5/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
César Montaño Galarza

Un mandato por el país

18 de abril de 2021 00:00

El próximo cambio de gobierno implica un cúmulo gigantesco de esperanza y expectativas para muchos, lo primero por el deseo de mejores días ante una grave crisis sistémica, y lo segundo respecto a la definición de un nuevo rumbo para recuperar la economía y con ello plazas de trabajo, producción y recursos para frentes esencialescomo la salud y educación. Anhelamos la dignificación de la política, con respeto y acuerdos transparentes, sin prepotencia, grito ni amenaza.

Muchos dicen que se posesionará un gobierno neoliberal que penosamente ganó en las urnas a una opción de izquierda. Por varias razones tengo reservas con todo ello. Sí creo que los próximos cuatro años de gobierno deberán ser de democracia y de servicio a la sociedad antes que al capital y al mercado; recordemos que cuando el correato tuvo el poder no hizo precisamente un trabajo comprometido de izquierda, por mucho fue lo contrario, por doquier corazones ardientes latían por el caudillo y su agrio estilo, por el dinero fácil, los negociados y el chanchullo; su reciente opción electoral no era garantía ni para ellos.

Ecuador busca al timonel de un Estado social; Guillermo Lasso deberá demostrar que conoce a fondo la situación y necesidades urgentes, que sabe planificar, priorizar y dirigir la nación velando por los intereses generales antes que corporativos; su política deber ser de convocatoria abierta porque la diversidad que lo favoreció con el voto espera consecuencia con ella; también está llamado a decidir al margen del neoliberalismo muy proclive al laissez faire -lejos de Von Hayek y Friedman-,para ser inclusivo y ecologista; el apoyo a los privadosprioriza estratégicamente incentivos e inversión a sectores golpeados por la crisis; debe modelar un Estado pequeño y fuerte que permita lograr equilibrio entre mayor justicia social con derechos y crecimiento económicocomo motores para el desarrollo. Hoy más que nunca exigimos un mandato por el país.