“Theotonio Dos Santos: 1936-2018”

- 09 de marzo de 2018 - 00:00

El desarrollo de Latinoamérica no puede explicarse con teorías diseñadas por y para intereses externos a la región. Debemos tener el coraje suficiente para desafiar lenguajes, metodologías, categorías e imaginarios que asumen el desarrollo como una sucesión de etapas estandarizadas. Una consciente revisión de nuestra historia no solo revela que el subdesarrollo no es lineal, sino además, descubre que ni el pasado ni el presente de países subdesarrollados se asemeja al pasado de países desarrollados.

Resulta absurdo entonces pensar que la situación de la región es consecuencia de una supuesta ausencia de valores o instituciones. Cualquier diagnóstico en esta dirección, apunta a la necesidad de castigar simbólica y materialmente a nuestra cultura, para desembocar en la predecible receta de endeudarse y aplicar fórmulas de “modernización”.

La estructura de clases sociales está históricamente ligada a procesos coloniales, sobre todo en la relación que élites locales establecieron con sus pares internacionales. Son ellos los que rechazan, silenciosa pero eficazmente, la diversificación productiva, pues afecta directamente a sus intereses.

Propuestas modernizadoras solo buscan reforzar la subordinación a capitales y a modos de producción extranjeros. Sin embargo, esta dependencia se puede superar con cambios en: (1) estructuras internas y, (2) relaciones externas. Es decir, el subdesarrollo no se debe a la falta de integración con centros capitalistas, sino más bien, a la forma en que estamos atados a ese sistema.

Esta es una muy breve muestra del valioso legado que dejó Theotonio Dos Santos, uno de los precursores de la teoría de la dependencia. Su visión perfectible queda impregnada en quienes se atreven a pensar distinto y evitan prescripciones de desarrollo que aparentan objetividad y tecnocracia.

Decidirse a entender nuestra historia es quizás una idea muy simple; lo curioso es que hoy por hoy eso no solo resulta aconsejable, sino además, movilizador. Que descanse en paz. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: