Azules turquesas

- 25 de octubre de 2019 - 00:00

Dirigida, producida y protagonizada por la directora de cine y actriz ecuatoriana Mónica Mancero, quien confesó,  le tomó alrededor de 10 años escribir su guión.

Una historia contada desde un grito de dolor, una denuncia sobre la violencia perpetrada en los centros terapéuticos de desintoxicación de distintas adicciones como el alcohol y las drogas, entre otros. Un testimonio vital y desgarrador del maltrato, los abusos sexuales, la utilización indiscriminada de sicofármacos, la violencia física y emocional como “herramientas de sanación” en pseudo clínicas de “rehabilitación”.

En nuestro país hemos sido testigos del maltrato extremo y encierro al que son sometidos quienes acuden en búsqueda de una terapia que permita superar sus adicciones y les devuelva la esperanza de una vida libre y digna. Pero muchas veces encuentran la muerte y el abandono en estas “cárceles siniestras”.

La cinta pone el dedo en la llaga de un tema abandonado por el Estado; es una denuncia para hacer conciencia de la urgente necesidad de una solución para este problema de salud pública.

Isabella, una mujer de 28 años quien revela el infierno que experimentó en dichos lugares. Narra esas noches interminables de llanto y terror, que se hicieron parte de su piel, pesadillas fragmentadas que marcaron su vida para siempre. Su familia sumida en la desesperación y el apremio para que su hija se rehabilite, cae en engaños y manipulaciones por su desconocimiento del tema. El filme cuenta con un reparto potente formado por Mónica Mancero, Toty Rodríguez, Ernesto Albán, Diego Naranjo, Andrés Vásconez, Paty Loor, María Beatriz Vergara, Tomás Ciuffardi, quien representa un papel extraordinario de villano. La fotografía  de Paúl Gallegos y Juan Diego Cardona. Lisandro Aristimuño es el autor de la canción que da nombre a la película.

Una apuesta de bajo presupuesto  que ha tenido que pasar por “carros y carretas” para lograr salir a la luz y que no ha contado con el auspicio de los entes gubernamentales para conseguirlo.

El arte surge desde el desgarramiento, desde el dolor y la impotencia. Azules Turquesas es una muestra de aquello.

Es su última semana en cartelera; no dejen de verla. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: