El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.22/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Carla Estefanía Pareja

SOS climático

24 de septiembre de 2021 00:54

Las siglas SOS son utilizadas como una señal de socorro y tiene sus orígenes en 1908 cuando se la implementa como un estándar internacional en la Convención Radiotelegráfica Internacional en Berlín. Popularmente se le han asignado significados como 'Save Our Ship' (salven nuestro barco), 'Save Our Souls' (salven nuestras almas) o 'Send Out Soccour' (envíen socorro), lo cierto es que estemos donde estemos entendemos que SOS significa ayuda, y eso es precisamente lo que el planeta tierra necesita y lo necesita YA, mañana puede ser tarde.
El Movimiento de Organizaciones Ambientalistas del Ecuador (MOAE) se ha une por tercer año consecutivo con más de 40 organizaciones sociales del país bajo la iniciativa internacional Fridays For Future (FFF), generado por la entonces adolescente Greta Thunberg en el 2018, para tomar acción ante el gran desafío del cambio climático y exigir la declaración de emergencia climática en nuestro país. Hoy 24 de septiembre es el Día Internacional del Cambio Climático y Ecuador se articula desde varias localidades (18), así como lo han hecho la mayoría de países del mundo, para alzar su voz de protesta y exigir cambios al gobierno. Exigir que se declare emergencia climática en el Ecuador.

¿Qué es lo que ocurre?
Los patrones climáticos se están alterando gravemente, cada día es peor. Fuertes lluvias y sequías. Los glaciares derritiéndose rápidamente, elevando el nivel del mar e inundando ciudades costeras. Alterando también los delicados ciclos que sostienen nuestra existencia y destruyendo ecosistemas.
Todo lo mencionado pone en grave peligro la vida en este planeta, compromete el abastecimiento de agua, oxígeno, alimentos e insumos para nuestra economía.
El último informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático IPCC (Siglas en inglés para Intergovernmental Panel on Climate Change) indica que las actividades humanas han calentado el planeta 1.1°C. Si esto no es remediado, y de ser posible revertido, cuanto antes por actividades masivas, continuaremos viendo y viviendo la sexta extinción de especies.
Por supuesto que las personas más afectadas por esta crisis son aquellas bajo la línea de pobreza, mujeres, adultos mayores, pueblos y nacionalidades, niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

Para los gobiernos.
No podemos hablar de una recuperación pos-COVID si las iniciativas gubernamentales profundizan las dinámicas de destrucción, explotación y contaminación ambiental, la crisis climática incluso amenaza hasta el 20% de nuestro PIB cada año si no actuamos inmediatamente.

Las exigencias a continuación son tomadas del manifiesto que hicieron MOAE y la Conferencia Local de la Juventud (LCOY por sus siglas en inglés):

1. Que el gobierno declare la emergencia climática y que trabaje para garantizar los derechos de los ecuatorianos, en especial de los más vulnerables, frente a los efectos de la crisis climática.
2. Implementar una recuperación pos-COVID que resuelva problemas sociales, ambientales y climáticos.
3. Reconocer la importancia de la participación activa de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en la acción climática.
4. Promover el bienestar de los territorios, respetando su derecho a estar informados de manera adecuada, a participar en la toma de decisiones y acceder a la justicia cuando una iniciativa pueda comprometer el derecho a un medioambiente sano, bajo los principios del Acuerdo de Escazú.
5. Que las decisiones del gobierno nacional estén guiadas por la ciencia, con especial énfasis en la acción contra la crisis climática.
6. Alinear todos los esfuerzos del gobierno, de la legislación y del financiamiento con la vida. Esto implica que todas las decisiones deberán procurar la conservación y regeneración de ecosistemas, así como la mitigación de los impactos negativos del cambio climático y de las actividades humanas.
7. Crear mesas de trabajo donde la Declaración de la Juventud sobre Cambio climático – Ecuador 2021 se haga realidad, coordinando esfuerzos entre el sector público, la sociedad civil y articulando a otros sectores, para así iniciar la transición ecológica justa en el Ecuador.

La juventud ha hablado, la ciencia lo ha hecho por varios años también. Los gobiernos del Ecuador y del mundo hacen oídos sordos por la posibilidad de mermar sus ingresos. ¿De qué va a servir el dinero sin naturaleza que nos de equilibrio? ¿De qué sirve tener una de las mejores constituciones del mundo en temas de derechos de la naturaleza, si desde que fue creada no se la respeta?
Exigimos emergencia climática porque queremos seguir viviendo.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado