Smart city

- 31 de julio de 2019 - 00:00

Estos últimos tiempos de la modernidad se escucha mucho hablar sobre las ciudades inteligentes o smart cities. ¿Qué son estas ciudades? La Unión Europea indica que es un conjunto de personas interactuando que usan energía, materiales, servicios y financiamiento para el desarrollo económico y la mejora sustentable de la calidad de vida.

Estos flujos de interacción son considerados inteligentes, por hacer empleo estratégico de la infraestructura, los servicios, la información y la comunicación en los procesos de la gestión urbana para dar respuesta a las necesidades sociales y económicas de la sociedad.

De acuerdo con el Cities Motion Index, las dimensiones que miden el nivel de inteligencia de una ciudad son: gobernanza, administración pública, planificación urbana, tecnología, medio ambiente, conexiones internacionales, cohesión social, capital humano y economía.

Con estos conceptos que son relativamente recientes, la comprensión de smart city está ya consolidada con una situación importante y fundamental en la gestión de las ciudades modernas y en la discusión global sobre el desarrollo sustentable. En este sentido, se considera que el mundo llegará a un monto de $ 408 billones hasta el próximo año en soluciones tecnológicas para las ciudades, según datos de la Fundación Getulio Vargas de Brasil.

En este proceso, más de la mitad de las ciudades europeas que están por encima de 100.000 habitantes ya son o están en proceso de implementación de iniciativas para que sean smart city. El uso de las tecnologías en la entrega de los servicios tradicionales de forma eficiente y oportuna se torna uno de los elementos centrales de esta configuración de ciudades, por ejemplo, facultando los trámites, mejorando los servicios, optimizando la movilidad, cuidando de la seguridad urbana.

En este proceso de ser siempre inteligentes como ciudad se requiere de una gestión transparente y clara de las políticas públicas. Claro está, que no solo con disponer de internet se solucionan los problemas de la ciudad, como se puede entender. La participación de la sociedad se vuelve en imperativo para disponer una vía más rápida y segura entre los gobernantes de la ciudad y los grupos ciudadanos organizados.

La combinación entre innovación y la tecnología son otros elementos claves para conseguir sustentabilidad de la gestión de las ciudades. Qué bueno que el alcalde Jorge Yunda junto con el ministro Andrés Michelena hagan los pasos iniciales para que la capital de todos los ecuatorianos consiga ser una smart city de acuerdo a los nuevos rumbos de la modernidad en la que vivimos. (O)