El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.17/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Karen Garzón-Sherdek

Situación de las mujeres en Afganistán

20 de agosto de 2021 11:19

Afganistán es un Estado tapón y como tal, fue clave en el Siglo XIX y Guerra Fría. En 1979, luego de la invasión de la URSS, el país ha vivido una guerra continua donde varias generaciones han crecido en medio de un conflicto complejo. En 1989, luego de que la URSS fracasara en su intento de hacer de Afganistán un país satélite, entró EE.UU. en el juego. Por su parte, el movimiento talibán fundado en 1994, se caracterizó por ser un régimen extremista, bárbaro y que creó un emirato regido por la sharía de un pasado remoto, constituyendo un verdadero infierno para las mujeres, quienes simplemente no tienen derechos. Los talibanes gobernaron entre 1996 a 2001 y luego del atentado de las torres gemelas, EE.UU. invade Afganistán y empieza la republica afgana. Lo cierto es que, tras la muerte de Osama Bin Laden en Pakistán y con el pasar de los años, ni los propios soldados sabían bien su rol en el país de Asia del Sur, pero, paralelamente los talibanes nunca fueron erradicados, sino que empezaron a fortalecerse.

Tras el anuncio de EE.UU. de dejar Afganistán, el mundo se quedó perplejo tras la toma inmediata de los talibanes en todo el país. Hoy, el mundo ha puesto sus ojos en el país asiático especialmente por la enorme preocupación sobre los derechos de las mujeres. En la ideología de los talibanes las mujeres son quienes tienen la factura más cara, pues tienen múltiples prohibiciones, por ejemplo, no tienen derecho a estudiar, a mostrar su rostro, a salir solas, se les obligaba a casarse y se les imponían castigos inhumanos. En declaraciones, los talibanes han indicado que las mujeres tendrán derechos en el marco de la ley islámica, buscando así dar un mensaje aparentemente conciliador y moderado. Esto evidentemente genera miedos e incertidumbres, tomando en cuenta que las mujeres habían accedido a muchos derechos, entre ellos estudiar e incluso tener cargos de poder.

Una lucha inconclusa de 20 años que deja la imagen internacional de EE.UU. muy golpeada y que debe vaticinar lo que podría pasar en Irak, debe preocupar a esta potencia mundial, la cual ha aseverado que no estuvieron en Afganistán para crear un Estado, sino para garantizar la seguridad. Esto evidencia al menos cuatro errores de estrategia por parte de EE.UU.: perder de vista que con la ocupación militar no fueron eliminados los talibanes, sino que se refugiaron y replegaron en Pakistán; al poco tiempo de la ocupación, declaró que su prioridad no era Afganistán sino Irak, priorizando la fuerza militar en ese país; ninguna intervención militar es sostenible si únicamente radica en la fuerza de las armas, haciendo que no exista un plan que permita un desarrollo en los territorios ocupados; y, en materia de derechos humanos, la ocupación no fue eficaz tras la muerte de más de 100.000 civiles.

Mientras tanto, miles de personas intentan salir del país asiático, huyendo de lo que promete ser un régimen tirano y que involucra una discriminación extrema para las mujeres y niñas. Sin embargo, hay que indicar que el desarrollo de los derechos de la mujer no tuvo una prioridad en los 20 años de ocupación estadounidense, reflejando una tasa de educación femenina que alcanza apenas el 1%, el más bajo del mundo.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado