El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.7/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas

Reuniones de la Celac

25 de enero de 2013 00:00

Mañana se realizará en Santiago de Chile la I Cumbre entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y la Unión Europea. En tanto que el 27 y 28 de enero de 2013 se dará la II Cumbre de la Celac.

Los 33 Estados miembros de la Celac representan una población (año 2012) de 603’174.000, con una superficie de 20’453.008 kilómetros cuadrados. Veamos algunos indicadores: el PIB promedio es de 8.403 dólares. La deuda externa (como porcentaje del PIB) alcanza el 19,3%. El Índice de Desarrollo Humano se ubica en el 0,731. Años promedio de escolaridad: 7,8. Emisiones de gases de efecto invernadero per cápita: 2,9 toneladas. Desempleo urbano: 7%. Población analfabeta (% de la población de 15 años y más) 8,3%. Suministro de energía primaria de combustibles fósiles (% del total): 69,2%. Suministro de energía primaria de fuentes renovables (% del total): 30,8%. Variación de la superficie forestal (1990-2008): - 7,5%.

La primera reunión oficial, que se realizó en Caracas el 2 y 3 de diciembre de 2011, señaló un aspecto esencial: “La Celac debe avanzar haciendo un sabio equilibrio entre la unidad y la diversidad de nuestros pueblos”. Es un organismo de integración que es definido como un “espacio idóneo para la expresión de nuestra rica diversidad cultural” y busca constituirse en la “instancia adecuada para reafirmar la identidad latinoamericana y caribeña, su historia común y sus continuas luchas por la justicia y la libertad”.

La Celac tiene como principios de su accionar: el respeto al derecho internacional, la solución pacífica de controversias, la prohibición del uso de la fuerza, el respeto a la autodeterminación, la no injerencia en asuntos internos de cada país, el respeto a la soberanía, la protección y promoción de todos los derechos humanos y de la democracia. Se respetan los criterios de flexibilidad y participación voluntaria de los países miembros, en iniciativas que posibilitan diversos cursos de acción.

La Celac también estableció la necesidad de profundizar la implementación de políticas sociales; fortalecer y consolidar las complementariedades económicas y la cooperación Sur – Sur. En definitiva, la entidad regional busca perfilar lo que se ha denominado un “nuevo paradigma de desarrollo latinoamericano y caribeño”.

Hay que destacar un aspecto importante: la Celac reafirma –en los hechos– el sentido de soberanía regional y, por tanto, de resistencia a las imposiciones que pudiesen provenir desde fuera de la región. Esta soberanía nos abrirá las puertas para la aplicación de políticas económicas y sociales comunes, totalmente diferentes a las que acostumbra imponer el neoliberalismo.

La Celac es la entidad que hoy conduce a los países de la región por el camino que señalaron nuestros Libertadores.

Si la UE puede emular algo de lo que han hecho varios países de la Celac, sus pueblos serán los beneficiados.