El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.27/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Cristian Bravo Gallardo

Reformas urgentes y comunicación

11 de septiembre de 2021 00:57

A inicios de siglo, en tiempos de bonanza, surgieron en la región presidentes muy populares y Ecuador no estuvo al margen de ello. Dicha popularidad estuvo acompañada de una comunicación permanente, que les permitió generar una cercanía con el pueblo, a pesar de estar lejos de verdaderos procesos democráticos.

La política se convirtió en nuestro país en un escenario mediático marcado por la búsqueda apasionada del poder, más que un asunto de programas, ideales o la construcción de una ciudadanía más democrática.

En esa búsqueda del poder, el uso de la comunicación desencadenó en la configuración de un Estado de propaganda que dio réditos políticos al mandatario de turno, pero que terminó por agobiar a gran parte de la ciudadanía.  Surgió así una personalización de la política en donde la atención estaba centrada en las características personales de quien administraba el poder, por encima de sus propuestas, argumentaciones y capacidad de liderazgo.

Los tiempos actuales exigen el salto de esa personalización de la política, a una comunicación de gobierno estructurada en donde se piense en una comunicación que permita la concreción de varios objetivos:

El primero de ellos es la gobernabilidad, a través de la cual se pueden generar las condiciones sociales y de opinión pública, que permitan al gobernante que sus decisiones se conviertan en obras o acciones concretas. Una buena comunicación que se enfoque en los principales cambios y acciones que se pretenden realizar, generando las condiciones para lograr el respaldo ciudadano y de esta manera puedan concretarse.

En segundo lugar, generar una verdadera rendición de cuentas, a fin de que la sociedad conozca de manera directa el destino de los recursos y esté clara en qué está siendo invertido su dinero.

Así también, comunicar una visión clara que muestre el liderazgo del gobernante será importante, a fin de llevar adelante un proyecto de gobierno. Transmitir esa visión permitirá la adhesión de sectores sociales que respalden y acompañen al mandatario, hasta alcanzar ese objetivo.

Transmitir mensajes no solo son imágenes coloridas o bien diseñadas, tampoco se refiere a colocar simples frases motivadoras, sino mensajes que movilicen a la gente a realizar cosas. Para ello, una comunicación de gobierno deberá pensarse en temas de fondo como de forma.

La construcción de la imagen de un gobierno, se da sobre la base de una gestión o acciones realizadas pues, no se puede comunicar si no hay nada concreto. El Plan de vacunación es algo que la ciudadanía ha podido conocer y está clara sobre la efectividad del proceso. Los porcentajes de aceptación y credibilidad durante estos cien días de gobierno así lo evidencian. 

El presidente Guillermo Lasso vio necesario que luego de varios años de atosigante propaganda, era imperativo dar un giro y hacer uso de cadenas nacionales solo cuando la ocasión lo amerite y comunicar sus planes y proyectos a través de plataformas sociales. El reto a futuro será superar aquel escenario del culto a la personalidad y aplicar una verdadera comunicación que le permita socializar de manera adecuada los proyectos y reformas urgentes que requiere el país.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado