El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.8/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Maria Paz Jervis

ONU: No Sin Mujeres

03 de mayo de 2021 00:00

Durante este fin de semana las redes sociales, en el Ecuador y en el resto de la región latinoamericana, se han inundado de reacciones ante la posible candidatura de la ex presidenta Rosalía Arteaga Serrano para ocupar el cargo de Secretaria General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La ONU, fundada en 1945, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, ha tenido un papel protagónico en el sistema internacional por constituir la organización más amplia que integra al mayor número de países del mundo; pero al mismo tiempo ha sido sujeto de críticas por la falta de acción efectiva y democrática en nuestro planeta.

La estructura de la ONU establece como el órgano principal a la Asamblea General, donde están representados los 193 miembros. Esta instancia es lo más parecido a un parlamento, espacio donde se deliberan las decisiones principales. El Consejo de Seguridad (CS) es la instancia responsable de mantener la paz en el mundo y está compuesto por 15 miembros, 5 países permanentes y 10 rotativos que cambian cada dos años. Los cinco miembros permanentes, que además son los países vencedores de la Segunda Guerra Mundial, tienen el poder de veto en las decisiones que ahí se tomen.

Los otros órganos que integran la estructura de la ONU son el Consejo Económico y Social (ECOSOC),  el Consejo de Administración Fiduciaria y la Corte Internacional de Justicia.

Pero sin duda la labor administrativa de la Asamblea General que recae en la secretaría general, es el puesto de más alto rango al interior del organismo más relevante del sistema internacional.

Desde su fundación, la ONU ha contado con 9 Secretarios Generales: Trygve Lie (Noruega),  Dag Hammarskjöld (Suecia), U Thant (Burma, hoy Myanmar), Kurt Waldheim (Austria), Boutros Boutros-Ghali (Egipto), Kofi A. Annan (Ghana), Ban Ki-moon (República de Corea), Javier Pérez de Cuéllar (Perú) y António Manuel de Oliveira Guterres (Portugal). Este último cumplió su período de 5 años el pasado mes de enero y ahora busca la reelección.

Hace pocos días surgió una iniciativa de la sociedad civil, en un acto sin precedente se ha propuesto de manera pública que la ex presidenta del Ecuador sea considerada para tan alta dignidad y también se ha nominada a la diplomática argentina Paula Bertol como adjunta de la Dra. Arteaga. Ahora se espera que la ONU, a través del Consejo de Seguridad, se pronuncié ante esta propuesta.

Es incomprensible que en pleno siglo XXI la organización internacional de mayor relevancia no haya contado con una mujer como líder principal. La candidata ecuatoriana además de reunir con todas las cualificaciones de honestidad, profesionalismo y humanismo para ocupar el cargo supone la oportunidad para la ONU de enviar un mensaje al mundo de democracia y unidad. Es impensable un mundo sin mujeres.

Durante una época tan dramática para la humanidad, la ONU ha estado ausente. Echamos en falta su liderazgo. El orden mundial complejo, anacrónico y anárquico debe subirse con fuerza al tren de la igualdad y escuchar la voz de miles de personas de la sociedad civil que apoyan esta candidatura.

El Ecuador tuvo otro candidato en el año 1981, Carlos Julio Arosemena Monroy, quien no contó con el apoyo necesario para la función. La dimensión geopolítica del Ecuador seguramente no ha cambiado, pero el mundo sí y las voces que pedimos a una mujer representando a miles de ciudadanas del mundo en esa gestión se hará escuchar.

¡Adelante ex presidenta!